La educación de los hijos es uno de los temas que más preocupan a las madres solteras. Por ello es noticia que la Consejería de Educación de Andalucía haya concedido a Emilio Calatayud, juez de menores de Granada (España), uno de los Premios al Mérito en la Educación 2009.

Un escolar que deja de asistir a la escuela tiene menos condena que pescar cangrejos protegidos en un río (juez Calatayud).

Un escolar que deja de asistir a la escuela tiene menos condena que pescar cangrejos protegidos en un río (juez Calatayud).

Informa el diario digital Ideal: “En esta edición, el juez de Menores Emilio Calatayud ha sido galardonado por contribuir a la educación de la juventud con sus sentencias ‘innovadoras’ y ‘eminentemente educativas y ejemplarizantes, basadas en su fórmula: justicia y sentido común’. Según el comunicado, Calatayud lleva más de veintiún años entregado al Juzgado de Menores de Granada, que resuelve cada año alrededor de 800 casos y donde ‘cada día se apuesta por dar a la ley del Menor una filosofía reinsertadora y educativa’.”

Emilio Calatayud es conocido por sus sentencias innovadoras. Por ejemplo, que un adolescente se saque el graduado escolar, o a un chico que conducía bajo los efectos del alcohol que pase un día entero en un centro de parapléjicos, hablar con ellos y sus familias y al final elaborar una redacción.

El juez Calatayud ha abierto las puertas del Juzgado de Menores de Granada a los colegios, para que conozcan la justicia que se aplica a los jóvenes. “Luego yo voy pasando por los distintos colegios y voy completando la sesión de juicios con charlas…”.

Además de solicitar la colaboración de los centros escolares, pide a:

  • los padres que hagan de padres y apoyen a los colegios
  • que los colegios incorporen a profesionales que ayuden a resolver los conflictos
  • y a los legisladores que aprueben leyes coherentes.

En su libro Reflexiones de un juez de menores ha publicado un decálogo demoledor sobre cómo los padres y madres educamos a nuestros hijos, con el riesgo de formar a futuros delincuentes. Su experiencia al frente del juzgado le permite esa licencia.

Decálogo para formar un delincuente

1.    Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2.    No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3.    Cuando diga palabrotas, festéjeselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas
4.    No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad
5.    Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6.    Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7.    Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8.    Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9.    Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10.    Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Nota: Ver en YouTube dos vídeos sobre una conferencia que pronunció en calidad de juez de menores:

Lección magistral (1)
Lección magistral (2)