Con este test puedes descubrir la incidencia de los sueños y deseos de tu infancia en la construcción de tu proyecto de vida actual.

Imagina que diriges la construcción de un edificio. Se trata del proyecto en el que se concentran tus ilusiones. Sin embargo, ciertos problemas inesperados, así como la aparición de novedades constructivas que te atraen, exigen hacer ciertas modificaciones. Sigues levantando tu casa ladrillo a ladrillo pero, cuando llegas al tejado, pierdes los planos. ¿Cómo coronarás tu edificio?

1. Harás un tejado de pináculos dorados para darle una apariencia de palacio de fantasía.

2. Con una cúpula con tragaluces: imaginas la vista desde dentro, su magnificencia.

3. Piensas en un tejado con pendiente y chimeneas. Visualizas la llegada de Mary Poppins.

4. Con una gran terraza protegida por una barandilla de cerámica: te ves en ella disfrutando del sol.

VALORACIÓN

La construcción del edificio remite al paso subjetivo del tiempo. El hecho de pensar ahora un final para un proyecto pasado evoca los deseos olvidados de tu infancia.

Un edificio es como una vida.

Un edificio es como una vida.

1. Aún estás pensando en lo que quieres ser. Tu realidad no te satisface, ya que no es la que habías imaginado. Abandonarte a la fantasía no te ayuda a construir el presente, si bien mantener la ilusión siempre es un primer paso.

2. Nunca te has planteado adónde quieres llegar. El mundo exterior te parece difícil y competitivo, y tú no quieres librar esas batallas. Prefieres desarrollar tus expectativas vitales desde la proximidad, disfrutando de lo cotidiano.

3. Casi has conseguido tu objetivo. Has sabido aprovechar las oportunidades, aunque el presente te lo has forjado tú. Eres realista y te marcas metas alcanzables. Así se esquivan las frustraciones.

4. Eres feliz, aun cuando no seas lo que querías de pequeña. Pero no te importa, pues lo que has logrado te satisface plenamente. Ahora que miras la vida con serenidad, puedes permitirte gozar de tus triunfos.

Procedencia del test: Rosa Tort, psicopedagoga, revista Mente Sana.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org