La primera impresión que producimos al conocer a alguien marca el inicio de la relación. Con este test puedes averiguar qué efecto causas.

De vez en cuando es agradable concedernos una pausa en nuestra ajetreada vida y disfrutar de las delicias del mundo artístico. Algunos van al concierto o al teatro; otros deciden aprender a bailar o a tocar un instrumento musical; y hay quienes lo intentan con los trabajos manuales. Por supuesto, están también las visitas a los muesos… Imagina que precisamente ahora te encuentras en una pinacoteca. Contemplas, con las manos en la espalda, un cuadro contemporáneo cuyo significado tratas de descifrar. De pronto, un desconocido se acerca a ti y te habla, ¿qué es lo que te dice?

1. “Hermoso cuadro, ¿verdad?”

2. “¿Qué piensa de este cuadro?”

3. “Perdone, ¿tiene hora?”

4. “¿Sabe? Yo también pinto”

VALORACIÓN

Cuando un desconocido nos dirige de repente la palabra, la aprensión y las expectativas se mezclan en nuestra primera reacción. En esta escena imaginaria en el museo, las palabras pronunciadas por el desconocido reflejan en realidad tu propia manera de reaccionar ante los encuentros fortuitos y cuando conoces a alguien. La respuesta que has dado revela el tipo de impresión que produces en los demás cuando encuentras a alguien por primera vez.

Saber cómo reaccionas ante los encuentros fortuitos.

Saber cómo reaccionas ante los encuentros fortuitos.


1. TU NATURALEZA amigable y positiva produce una impresión extraordinariamente buena en casi todas las personas que acabas de conocer. Lo único que podría preocuparte es que, en un primer momento, las otras personas no lleguen a tomarte en serio por tu carácter tan abierto. Pero a medida que te van conociendo, van descubriendo que ésta es tu verdadera forma de ser.

2. PREFIERES SOMETER a prueba el temperamento de las otras personas antes de comprometerte con la gente que acabas de conocer. Sin embargo, los otros pueden darse cuenta de tu vacilación y matizar sus reacciones ante ti. Piensa que, con un prudente acercamiento, no haces daño a nadie.

3. LA MITAD DEL MUNDO tiene un buen concepto de ti, pero la otra mitad te encuentra algo rara. En el primer contacto, puedes dar la impresión de ser alguien que imprime un ritmo propio a su vida, con una gran personalidad. Con todo, las personas que de verdad te comprenden saben que eres alguien con quien se puede contar en cualquier ocasión, tanto en los buenos momentos como en los malos.

4. CUANDO ENCUENTRAS a alguien por primera vez, tienes prisa por impresionarle de alguna manera. Para ti, desenvolverte ante desconocidos es algo que te resulta difícil, quizá porque intentas que te aprecien en seguida. Pero piensa que cuantos más esfuerzos se hacen en este sentido, peor es la impresión que se causa. No hace falta esforzarse tanto para que te encuentren extraordinaria; la gente sabrá apreciarte mejor si adoptas una actitud más distendida y tranquila.

Procedencia del test: Kokología. El juego del descubrimiento de uno mismo (Ed. Océano), de Julia Coto.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org