La forma en que discutimos dice mucho de nuestra personalidad. Descubre cómo reaccionarías si el desacuerdo fuera con una persona querida.

Aunque no seas amante de las discusiones, un acontecimiento inesperado puede provocar un desacuerdo con alguien. La mayoría de las personas desarrollan modelos de conducta que les hacen reaccionar casi siempre de la misma forma ante estos imprevistos. Te proponemos un test para que sepas cómo te comportarías si entablaras una discusión con alguien muy querido, como tu pareja o un amigo.

LA SITUACIÓN

Imagina que estás caminando por la calle cuando, de pronto, empieza a caer una lluvia torrencial. Te das cuenta de que, aunque te pongas a correr a toda velocidad, tardarás al menos cinco minutos en llegar al destino que tenías previsto y eso significa que te empaparás completamente.

¿Cuál de las siguientes propuestas describe de forma más precisa lo que tú harías?

1. Busco un resguardo o un árbol para protegerme y espero a que pare de llover.

2. Como no sé cuánto tiempo durará la tormenta, decido sin más correr hasta mi destino tan deprisa como soy capaz.

3. Compruebo si hay alguna persona en la esquina dispuesta a dejarme un lugar bajo su paraguas o miro si hay una tienda cercana donde pueda comprarme uno.

4. Siempre llevo un paraguas plegable en el bolso cuando salgo, así que lo utilizo.

VALORACIÓN

La lluvia representa las adversidades imprevistas de la vida cotidiana. ¿Cómo has reaccionado tú ante la tormenta?

Personalidad.

Personalidad.

1. Si buscas resguardarte hasta que escampe, sueles mantener la calma mientras el otro no para de gritar. Prefieres dejar a los demás que saquen su cólera para después darles a conocer tu punto de vista tranquila y objetivamente. Algunos dirían que deberías implicarte más; pero, para otros, es una forma inteligente de enfocarlo.

2. Si corres hasta tu destino tan deprisa como puedes, es que el resultado final de la disputa te importa menos que decir lo que piensas. Estás segura de tener razón y no es necesario discutirlo. Quizá discutir contigo puede no ser agradable, pero, al menos, es fácil saber lo que piensas.

3. Si buscas a alguien con un paraguas o una tienda donde puedas comprar uno es que te gustan poco los conflictos o los enfrentamientos, e intentas apaciguar al otro cuando estalla una disputa. Sin embargo, puede que esto no haga más que empeorar las cosas. Aunque a veces es una buena estrategia, no estaría mal que en otras ocasiones tomes partido y soportes una “tormenta”.

4. Si siempre llevas un paraguas en el bolso, piensas que tienes la respuesta a cualquier situación; la justificación a cualquier falta. Sin duda, tienes talento como orador, y las discusiones te sirven para demostrarlo, pero en ocasiones puedes dar la impresión de ser alguien frío o huidizo.

Procedencia del test: Kokología. El juego del descubrimiento de uno mismo (Ed. Océano), de Julia Coto.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org