Un paseo por una tienda de caramelos te servirá para saber cómo son tus relaciones afectivas, cuánto dependes de los demás y qué esperas de ellos.

Imagina que entras en una confitería como las que visitabas de niña y podrás descubrir tu grado de dependencia afectiva con tus seres queridos.

1. En la confitería hay golosinas de todo tipo. ¿Cuál te llama la atención primero? ¿Por qué?

2. Mientras eliges tus dulces favoritos, ves que hay un grupo de niños en la calle ¿Cuántos de ellos entran en la confitería?

3. Llegas a casa con una bolsa llena de caramelos. Cuando la abres, ves que el tendero ha añadido algunas golosinas. ¿Cuántos caramelos hay de más?

4. Tienes la intención de ofrecer los caramelos que has comprado a alguien. ¿A quién?

Un paseo por una tienda de caramelos.

Un paseo por una tienda de caramelos.

1. TU ELECCIÓN. Entre este ilimitado surtido de golosinas, el objeto de tus deseos y lo que motiva tu elección indica lo que esperas obtener de los demás. Si has elegido un caramelo porque recuerdas su sabor o porque te produce nostalgia, son importantes para ti las muestras de cariño, o incluso añoras el afecto que recibías de tu madre cuando eras pequeña.

Si has pensado en la sorpresa que pudiera haber dentro de un paquete, te gustan los regalos y la buena vida. Debes tener cuidado de no ser demasiado materialista en tus relaciones.

Si basas tu decisión en factores externos como: “Me gustó mucho el envoltorio” o “Tenía un aspecto agradable”, la belleza y el lado estético de la vida son importantes para ti. Pero, cuidado, debes comerte el caramelo, no el envoltorio. Procura no dejarte llevar en exceso por las apariencias.

2. LOS NIÑOS. El número de niños que han entrado en la tienda representa el número de personas con las que necesitas contar en tu vida. Un signo de madurez es imagina que entran en la tienda entre uno y cinco niños. Quienes ven más de cinco necesitan vivir más experiencia antes de alcanzar un nivel de independencia adulta. Por otra parte, los que han dicho que no entra ningún niño en la tienda también necesitan reconsiderar su forma de concebir el mundo, ya que quizá tienden al aislamiento.

3. EL REGALO. El número de caramelos que te han regalado refleja hasta qué punto te has independizado de tu madre. La atención particular que el tendero te ha prodigado mide la que te gustaría recibir de ella. Si has respondido uno o dos caramelos, indica madurez y una sana relación maternal. Si has contestado diez o veinte, quizás tienes que reflexionar sobre el modo de desplegar tus alas y salir del nido.

4. ¿A QUIÉN REGALAS LOS CARAMELOS? La persona a la que has elegido es alguien muy especial para ti, tanto que te gustaría ocuparte de ella un día, o incluso puede tratarse de alguien que te gustaría que dependiese de ti. Si has dicho que no darás los caramelos a nadie, tal vez prefieras una vida con pocas ataduras afectivas, no exiges mucho a los demás ni tampoco pides nada a cambio. Quizá no sientes en este momento de tu vida la necesidad de compartir con otra persona.

Procedencia del test: Kokología. El juego del descubrimiento de uno mismo (Ed. Océano), de Julia Coto.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org