Huracanes, terremotos… Haití, el país más pobre de América, acaba de ser castigado con una nueva tragedia: un seísmo de magnitud siete en la escala de Richter ha asolado la parte oeste del país, con su capital, Puerto Príncipe. Las calles están llenas de escombros y los desaparecidos bajo los edificios derrumbados se calculan por miles.
Un potente terremoto devasta Haití.

Un potente terremoto devasta Haití.

“Con más del 46% de la población menor de 18 años y solo una de cada 50 personas con sueldo fijo, Haití es una de las regiones más vulnerables del planeta a la hora de afrontar una catástrofe. ‘Muchas personas no tienen acceso a agua potable’, señala” Carmen Molina, directora de cooperación de UNICEF.

“Un hospital infantil cercano a la embajada de República Dominicana en Puerto Príncipe estaba derruido, y se escuchaban gritos entre los escombros, según el embajador dominicano en Haití, Rubén Silié. ‘Acabo de hablar con el diplomático y me manifestó que en el hospital de niños se escuchan personas pidiendo auxilio’, aseguró el portavoz del Gobierno dominicano, Rafael Núñez. ‘Me dijo que el país había quedado literalmente destrozado’, añadió”, informa El País.

Numerosos países y organizaciones internacionales se preparan para ayudar a la población de Haití. Los trabajos más urgentes son el rescate de supervivientes, el traslado de los enfermos a los hospitales y la distribución de ayuda humanitaria: agua potable, alimentos y enseres para que puedan sobrevivir las familias.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org