¿Cómo poner límites a los hijos? La psicopedagoga Elvira Jiménez de Abad nos da algunas indicaciones:

“Ciertas situaciones cotidianas ilustran muy bien el problema de los límites y la falta de ellos. Sugiero que reflexionemos sobre las actitudes de niños y adultos en estos ejemplos pensando también en nuestras propias conductas.

Tienda de regalos.

Tienda de regalos.

Situación

En tiendas, centros de compras o supermercados, vemos a niños de entre 3 y 8 años exponerse a situaciones de peligro: corren entre las personas, patinan sobre el piso resbaladizo, empujan changos con hermanitos dentro, juegan en las escaleras mecánicas. Otras personas los observan y, aterradas, buscan a los padres con la mirada. ¿Dónde están esos padres? ¿Acaso no conocen los riesgos que corren los chicos en esas situaciones? Situaciones en las que no sólo pueden lastimarse ellos sino también lastimar a otros. Seguramente conocen los riesgos, pero quizá estén tan agotados que no lleguen a dimensionar el peligro al que están exponiendo a sus hijos.

Comentario

Para evitar situaciones como éstas, los padres deberían preguntarse con anticipación si se trata de una salida adecuada para hacer con los chicos. Quizá lo sea si nuestro objetivo es entrar a una juguetería o librería, pero no lo es si lo que queremos es comprar algo para nosotros o hacer la compra de la semana en el supermercado. Allí, por ejemplo, los niños más pequeños se sienten muy atraídos por todo lo que ven y sufren por no poder tocar nada, lo que se agrava cuando perciben la tensión de sus padres que intentan dominar la situación. Por otro lado, la madre tiene que hacer demasiadas cosas a la vez –elegir los productos, cotejar precios y calidades– mientras trata de evitar que sus hijos hagan algo inadecuado. No es de las mejores.

Esto no significa que no se pueda hacer nada con ellos, sino que existen determinados lugares que son más apropiados para los adultos que para los niños. Debemos enseñarles que hay lugares para hacer ciertas cosas que en otros no están permitidas, por ejemplo: se puede correr en el club o la plaza, pero no en una tienda.”

Fuente de información:
Elvira Giménez de Abad
Cómo poner límites a los hijos. Sugerencias para padres
Edita: Paidós, 2007

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org