Tema: Feminidad
Colaboradora: Ellie
País: Nicaragua
19 de enero de 2010

Feminidad.

Feminidad.

El concepto de madre soltera hoy día se ha magnificado, tenemos madres solteras por elección y madres solteras por destino, así como familias monoparentales, pero al final creo que lo más importante es cómo formemos a nuestros hijos, qué valores les inculcamos respecto a los progenitores, la sociedad, la familia, pues al final también somos madres de futuros hombres.

Y desde luego en qué lugar quedamos nosotras como mujeres, pues con ser madre no se pierde la feminidad, al contrario es cuando más debemos acentuarla y si la estamos perdiendo recuperarla.

No se puede separar la maternidad de la feminidad, pues según los diccionarios Feminidad “es un concepto que alude a los valores, características y comportamientos aprendidos por las personas”, o sea, que si somos buenas madres somos excelentes mujeres.

Soy madre soltera desde los 19 años y no ha sido fácil tener ambos “cargos”, el de madre y el de mujer. Siempre traté ser lo mejor que se pudo de los dos, descuidando de esta manera la maternidad en sí, pues no sabía que en mi caso particular de mamá joven para poder ser una excelente mujer tenia que ser una maravillosa madre primero.

¿Maternidad y feminidad, algo cultural?

No es algo de cultura, es algo de ideología e inmadurez tal vez, me pasó a mí. Soy madre soltera desde hace 15 años exactamente y desde el momento que decidí serlo me planteé como meta no dejar de ser mujer por ser madre, no dejar que mi feminidad se apagara. Qué equivocada estaba. En mi inmadura y enredada cabeza pensaba que lo más importante era tener una pareja y que solo teniendo una pareja era una mujer completa.

Si tan solo pudiera explicar en palabras la magnitud de mi vergüenza cuando recuerdo esto, la tontería más grande de mi vida fue creer que un hombre me hace mujer.

Hoy día, cuando veo a chicas o mujeres ya hechas y derechas en esta misma etapa por la que yo estuve por tanto tiempo, me da pena, pena por no poder hacerles entender que no es así, que están equivocadas, que una vez que se es madre no hay vuelta atrás, partís de la maternidad a la feminidad, no viceversa.

Me tomo el tiempo de escribir lo más claro que puedo solo por el compromiso que tengo conmigo misma de transmitir mi experiencia y que otras mamis por ahí abran sus ojitos y su corazón. El amor que se busca, siempre ha estado en los ojos de nuestros hijos, pero no se por qué razón a veces tardamos en verlo; tal vez para valorarlo como yo lo hago ahora.

Ellie