Fátima escribió…

Hola Calendula, mis más cordiales saludos. Espero estés de maravilla. El motivo de mi correo es una manera de desahogo, una manera de tratar de explicar ciertas cosas y ver qué consejos me puedes dar. Te hago un breve resumen. Soy madre soltera (¿cosa extraña, no?), de dos bellos varones, uno tiene 9 años, el más reciente tiene 1 añito, ya va para dos.

Deja un espacio libre para que entren las personas que te quieran.

Deja un espacio libre para que entren las personas que te quieran.

¿Madre soltera, por qué? Bueno, las circunstancias fueron diferentes. Del primer niño, yo me escondí del padre, pues sabía que él no me quería y de paso no era una persona seria. Tenía sus malos vicios y me alejé, me escondí, y él no supo del niño. Yo sola a los 24 años, inexperta e inmadura. Mi bebé fue prematuro de siete meses y tuvo complicaciones, pero después del mes me lo dieron y lo llevé a casa. Gracias a Dios hoy en día es todo un muchachote, inteligente en lo que cabe, ya que al ser prematuro le quedaron algunos pequeños detalles, pero a Dios Gracias él es lo más bello del mundo, muy inteligente y galante, todo un caballerito.

Pasaron los años y con él la inexplicable razón de buscar oportunidades de nuevo, de pensar en encontrar una pareja estable que me aceptara a mí y a mi hijo. Fueron y vinieron. Nada, solo burlas y rechazos, de invitaciones a salir para terminar en hoteles con la promesa falsa de que eran distintos a los demás y que ellos no me fallarían. Mentiras y más mentiras, fueron de vez en vez peor. Me alejé por un tiempo de eso.

Fueron años sola, sin saber nada de sexo ni contacto alguno con hombres, solo mis amigos, pero amigos de charla, de bromas, y mi familia. Después de todos esos años apareció en mi vida quien es hoy el padre de mi bebe de 1 añito. ¿Cómo lo conocí? Bueno, de la manera mas tonta del mundo, por Internet, a través de la pagina myspace. Busqué a gente de mi país, para conocer amigos y amigas de aquí. Comenzamos como amigos, ya que según él era renacentista, metafísico, bueno como un trozo de pan. Empezamos a enviarnos mensajes por correo, intercambiar correos electrónicos, chatear, etc., etc.

Como al  mes de eso comenzó a insinuarme que le gustaba, yo sentía conexión con él, pero aun así le bromeaba y le aclaraba que yo no quería nada con nadie, ya que habían jugado demasiado conmigo, que estaba cansada de burlas, engaños y trampas, porque sabían que era madre soltera y por eso se aprovechaban de mi. El me dijo que bueno, que no, que a él no le gustaba eso, que le ofendía hasta que yo lo pensara, porque él sabía que eso era malo, que las cosas malas que se hacen se devuelven, etc., etc. Todo un palabreo para marearme. Y tanto fue que al final me convenció. Cuando le dije que bien, que podíamos ver qué pasaba, inmediatamente me llamó por teléfono y quedamos en salir esa semana.

Así lo hicimos. Recuerdo claramente que fue un viernes, y ese día pasó lo que tenia que pasar. Para mí ese día fue un renacer, quedé más enamorada que nunca. Flotaba. El decía que me quería y que a partir de ese día éramos pareja. Yo no aguantaba la emoción. Me decía que él tenía un hijo, que era divorciado, pero que se llevaría bien con el mío. Pasó una semana, no nos vimos, sino que nos comunicábamos por teléfono o por msn. La siguiente semana volvimos a estar juntos. Ese día fue el último.

Después de ahí no lo vi más, solo me decía que venía, pero no lo podía hacer porque no tenía dinero, que se le complicó, y unas cuantas excusas más. Comencé a tener sospechas de estar embarazada, ya que las náuseas y dolores de cabeza no eran normales. Además de que no me venía la menstruación. Le comuniqué mis sospechas y lo que hizo fue más burlas, que me tranquilizara, que todo iba a salir bien, que no me preocupara, que no me iba a dejar sola en eso, que nos íbamos a ir a vivir juntos, que él no era hombre de abandonar hijos. Resulta que pasaron los meses y nada supe de él. Solo le enviaba correos, ya que hasta el teléfono apagaba. Nunca más contestó, hasta que un día, cuando yo estaba en el quinto mes de embarazo, me dijo que estaba bien, que lo disculpara, que me iba a ayudar y que le diera una cuenta de banco para él depositarme. Eso quedo ahí, en el msn, porque después nunca más lo volví a ver.

Es una historia tan larga que tendría que escribir un best seller, pero es una manera de desahogarme. Luego de eso y mucho más, después de ir a dar a luz a mi bebe, sin control médico, ya que no tenía dinero, ya que antes y ahora aun estoy sin empleo, sin tener nada que llevar al hospital, el bebé no tenia nada de ropita, ni un pañal, no tenía cuna, nada, solo le pedía a Dios que nos ayudara a él y a mí a salir con bien de todo eso.

Nació el bebé, un varón hermoso, mi bebé, que lo amo. Y bueno, da la casualidad de que una hermana también estaba embarazada y ella sí vive con el padre de su hijo y le habían comprado de todo. Ellos amablemente me ayudaron, buscando rápidamente unos monitos y pañales para el bebé, ya que no tenía nada. Yo lloraba de alegría y de tristeza, ya que pensaba que su padre, un hombre con una buena posición económica, no quiso saber de él ni ayudarme, ni ayudarlo. Nos dejó así, como quien abandona un mueble viejo que no sirve, que estorba. Así pasaron los días y las cosas fueron fluyendo y mejorando. Al mes, tuve de nuevo noticias de él, que quería conocer al bebé. Yo, con buena voluntad de que lo conociera, porque según la psicóloga dice que es lo mejor para el bebé, accedí. Eso fue cuando el bebé tenía un mes de nacido y lo conoció cuando tenía cinco meses, ya que, según él, en todo ese tiempo no conseguía dinero para venir, ya que vive en otra ciudad.

Como vino se fue. Lo vio y nunca más lo volví a ver. Hasta el día de hoy no supe nada más de él, se perdió así como llegó, así se fue, pero cuando vino con él trajo más de sus engaños, que iba a darle el apellido al bebé, que me iba a ayudar económicamente, etc., etc. Yo, cada día con tristeza. Aun me cuesta superarlo. Aun me duele tanto daño que nos hizo. Y más que eso su burla y engaño.

Quisiera que me aconsejara sobre cómo puedo superar esto. Necesito una luz, quiero ser mejor persona para mis hijos y para mí misma, quiero que ellos se sientan orgullosos de mí, ya que ellos son mis estrellas adoradas. Gracias por tomarse el tiempo de leer esto si es que lo leen; si no, bueno, me sirvió de vía de escape. Gracias de antemano. Les deseo éxitos….

Calendula responde…

Debemos aprender a recomponer nuestra vida.

Debemos recomponer nuestra vida utilizando mucho amor.

Fátima, querida amiga, después de leer el relato de tu vida de madre soltera me quedé sin aliento. ¿Cómo es posible, pensé, que se use y abuse en tantas ocasiones de una persona, una mujer, sin sentir el más mínimo sentimiento de vergüenza? Si queremos labrar un mejor futuro para nuestros hijos, hombres y mujeres tenemos que luchar para dar una mejor educación a niños y niñas, predicar con el ejemplo y, en casa, realzar más el amor que los comentarios, escenas y comportamientos violentos.

Parece, muchas veces, que el desprecio ancestral por la mujer está lejos de extinguirse. La sociedad cambia muy lentamente y en muchos jóvenes se hallan bien vivos el maltrato y el abuso que usaron sus mayores. Por suerte, en las sociedades más evolucionadas, un buen número de hombres se sienten más cómodos y compenetrados con las mujeres que caminan con ellos en pie de igualdad, conviviendo con las necesarias diferencias entre sexos. Y a las mujeres les pasa, felizmente, lo mismo que a los hombres. Les complace que los hombres les den juego y las prefieran libres, cultas e imaginativas.

Te diré, Fátima, que hay hombres muy guapos que se comportan con mayor responsabilidad que los dos que has conocido y son padres de tus hijos. Se te cruzaron en el camino y, con tus deseos de ser amada, los escogiste equivocadamente. No te sientas una excepción. Todas hemos vivido fracasos y hemos aprendido a buscar el amor con más cautela. Pero cuando se es muy joven, inexperta y apasionada, puede más el deseo que la razón. Y aquí está nuestro error.

Pero, como rectificar es de sabios, empieza a olvidarte de ellos. Ya sé que es difícil, por cuanto tienes una situación económica difícil. Con dos hijos, existen graves dificultades para encontrar y conservar un trabajo, pero busca ayuda en tus familiares y amigos más próximos. No dejes de pedir apoyo, de prepararte para el futuro recibiendo formación…

Te doy a conocer una terapia que puede darte un buen resultado: refuerza el buen concepto que debes tener de ti misma. Quiérete más. Cuanto más te quieras, más te harás respetar por los hombres que aparezcan en tu camino buscando tu compañía.

Recuerda:

“Los amigos o personas que no te valoran, o no te tratan bien, apártalas de tu lado. Cuando las tengas apartadas, habrán dejado el espacio libre para que entren las que te respetan, te quieren y se lo pasan bien contigo.”

No sé si mis palabras te habrán servido de aliento, pero no dudes que van a escribirte otras personas, mujeres y hombres, dándote ánimos. Después de relatar lo que te pasó, creo que ya empezaste a caminar en una nueva dirección. Solo cuando se lucha por algo, recibes la recompensa. En cambio, lamentarse no tiene premio ni puerta de salida.

Un beso para ti y tus hijos. Te deseo toda la suerte del mundo, que es muchísima más de la que imaginas.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org