Desde México

Damaris Izaguirre escribió…

Hay una situación que a mí en lo personal me molesta de algunas publicaciones, que he leído en diversos medios y comentarios hechos, cuando dicen “que somos juzgadas” o “que estábamos fuera de lo moral cuando nos embarazamos”.

El niño no está solo (es que la bicicleta de mamá no ha salido en la foto).

El niño no está solo (es que la bicicleta de mamá no ha salido en la foto).

¿Qué pasa? ¡Quien se atreve a levantar su dedo para señalarnos! Cada una de nosotras somos una historia diferente y nadie tiene derecho a juzgar a otro. En todo caso ¿por qué el machismo en algunas situaciones? Muchas de nosotras no esperábamos quedarnos solas con la responsabilidad, nos quedamos con una bofetada de realidad al ver como nuestra pareja se dio cuenta que no podía con el compromiso y simplemente nos deja para que nos las arreglemos solas.

En mi caso no soy una chiquilla de 20 años. A mis 34 años sabía lo que hacía y yo tenía con el papa de mi niño más de un año. Se suponía tenía una relación estable y aparte prescripción medica se suponía que no me podía embarazar. Aún así, Dios me mandó un hermosísimo Bebo.

Y sí, me he topado con mucha gente que me ve por debajo del hombro, como si fuera la inmoralidad en persona. ¡Qué bobos! Y a él quien lo juzga, a quien no le importa si mi hijo come o no, a quien no le importa si sufrimos o no. ¡A él quien lo juzga!

Él anda tan feliz por el mundo (y me consta) sin problema alguno, sólo llamándome de cuando en cuando para ver que su hijo (cuando se acuerda que lo es) lo tengo en buen estado, pero soy yo quien se supone que carga con el juicio moral de la sociedad (se supone, porque no me dejo intimidar), sociedad que últimamente ha criado en su mayoría hombres irresponsables, desobligados y zánganos. Y aunque no digo que todos sean así, porque conozco muchos hombres maravillosos, ahora se ven más hombres zánganos que antes.

Es cierto que esto no es el mejor escenario o no es lo que esperaba para mi hijo. Ahora tengo que seguir adelante pidiéndole a Dios fuerza y entereza para criar a un bebé y que en el futuro llegue a ser un Hombre sano física y mentalmente, que sea una persona íntegra, con valores y feliz, esperando que no sea parte de los que me juzgan sin saber el valor que tengo como persona.

Atentamente,

Damaris