Los cursos de preparación al parto suelen impartirse o coordinarse por las matronas, una figura esencial en el seguimiento del embarazo y en el parto.

Además de estas clases, estos profesionales llevan las consultas de seguimiento en el embarazo, la asistencia en el parto, el seguimiento del bebé recién nacido y de la madre, la prueba del talón, así como las clases de post parto y el asesoramiento sobre lactancia materna.

Los cursos de preparación al parto son muy beneficiosos para la futura mamá.

Los cursos de preparación al parto son muy beneficiosos para la futura mamá.

Transcripción del artículo publicado por el digital Para Saber en 2010.

Preparación al parto: ¡Resuelve tus dudas!

Bárbara Maregil

Aunque es imposible predecir cómo va a ser un parto, las clases de preparación proporcionan los conocimientos y las técnicas necesarias para ayudarte en esta gran aventura de ser mamá y papá. En estos cursos, que se imparten tanto en la sanidad pública como en la privada, se practican las técnicas de respiración y relajación, así como ejercicios específicos para fortalecer musculatura y se ofrece información relacionada con el desarrollo del embarazo, los posibles tipos de parto o los primeros cuidados que debe recibir el recién nacido. Todo ello permite reducir la ansiedad para que los papás estén más tranquilos y concentrados durante el parto y que este momento sea así más llevadero.

Los cursos de preparación al parto suelen impartirse o coordinarse por las matronas, una figura esencial en el seguimiento del embarazo y en el parto. De hecho, además de estas clases, estos profesionales se encargan llevan las consultas de seguimiento en el embarazo, la asistencia en el parto, el seguimiento del bebé recién nacido y de la madre, la prueba del talón, así como las clases de post parto y el asesoramiento sobre lactancia materna.

Las clases suelen hacerse durante el último trimestre de gestación, aunque se puede asistir antes, y se imparten tanto en ambulatorios de la seguridad social como en clínicas privadas con este servicio. También hay asociaciones, centros y escuelas privadas especializadas que ofrecen este tipo de formación.

En los centros de trabajo es obligatorio dar permiso a las futuras madres y padres para asistir a estas clases en caso de que coincidan con el horario laboral. En los ambulatorios de la seguridad social suelen ser una vez en semana, se reparten en unas diez sesiones y tienen una duración de entre dos y tres horas.

En qué consisten las clases

Los cursos ofrecen información teórica y clases prácticas, pero esencialmente es un espacio para consultar dudas y compartir experiencias que te ayudarán a tomar decisiones fundamentales sobre temas relacionados con el nacimiento del bebé. Además, son especialmente útiles, sobre todo para padres primerizos, los consejos para atender al bebé en sus primeros meses de vida.

El papel del padre en estos cursos es fundamental si va a estar presente durante el parto. Y es que los conocimientos que adquiera en estas clases le servirán para involucrarse y aprender cómo apoyar a la futura madre durante todo el proceso.

En las clases teóricas se abordan cuestiones generales, como el proceso del embarazo y los cambios físicos que se van experimentando, la dieta más conveniente durante este periodo, cómo preparar tu plan para el parto, cómo saber si estás de parto, cuándo debes acudir a urgencias, en qué consiste la anestesia epidural, qué debes llevar al hospital para dar a luz…

Además, se aclaran cuestiones referentes a los cuidados del bebé (las curas del cordón, vacunación, el baño, el cambio de pañal, masajes terapéuticos, cólicos…) y, sobre todo, se hace especial hincapié en la lactancia y la alimentación del recién nacido. Generalmente se apoyan con material audiovisual y también se entrega documentación para ampliar la información que más te pueda interesar, así como muestras de productos específicos para el embarazo y también de higiene y alimentación infantil.

En la parte práctica se aprenden las técnicas de respiración y relajación para las diferentes fases del parto y se realizan ejercicios para reforzar las zonas que se verán más afectadas durante el nacimiento del bebé. Uno de los métodos más extendidos son los ejercicios de Kegel, consistentes en contraer y relajar la zona perineal, lo que contribuye a reforzar el suelo pélvico y previenen la incontinencia urinaria después de dar a luz. Todo ello se completa con gimnasia específica, como estiramientos lumbares, movimientos de pelvis, tonificación de espalda y movimientos para activar la circulación y reducir así los problemas de retención de líquidos frecuentes durante esta época. Otro de los ejercicios que se suele practicar es la posición del gato, que te ayuda a disminuir la tensión en la columna.

Es importante que asistas a las clases con ropa cómoda y que posteriormente practiques a diario en casa lo aprendido porque un solo día es poco para conseguir el efecto deseado.

Algunas sociedades médicas y clínicas privadas amplían los cursos con otros servicios. Por ejemplo, el programa ‘Embarazo Saludable’ de Sanitas incluye además ejercicios de pilates para embarazadas, fisioterapia, tratamientos estéticos y asesoramiento sobre conservación de células madre, así como escuela de masaje infantil y fisioterapia pediátrica. Este programa se distribuye en 14 clases de 90 minutos.

Una de cada tres mujeres no asiste a la preparación al parto

A pesar de los beneficios de estas clases preparatorias, según un estudio realizado hace unos meses por Jonhson’s baby, 1 de cada 3 mujeres embarazadas no asiste a cursos de educación maternal en España, si bien las que acuden afirman en un 85,3% que les sirvió para afrontar el parto y cuidado del bebé con mayor tranquilidad así como para compartir experiencias con otras madres e involucrar a sus parejas. Según Teresa Cabrera, matrona de atención primaria y profesora de la U.D de Matronas de la Comunidad de Madrid, “los problemas de la falta de asistencia de las embarazadas a estos cursos es el dato más importante que revela el estudio, ya que reflejan un alto desconocimiento de la importancia de los mismos por parte de la madres y una falta de unificación en el protocolo de los profesionales para derivar a las embarazadas a estos cursos”.

Esta investigación ha demostrado que un 57% de las madres que acuden a cursos de educación maternal se enfrentan con mayor tranquilidad y confianza al parto. Además, un 85% de las madres revela que las clases resultan especialmente gratificantes ya que permiten involucrar más a la pareja en la experiencia del embarazo y compartir experiencias con otras embarazadas. Además, el 94% de las madres que han asistido a educación maternal recomiendan los cursos a otras embarazadas.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org