En relación con esta noticia, publicada el 20 de marzo de 2010 en yosoymadresoltera.org, hemos recibido la siguiente petición de rectificación, que llevamos a efecto a continuación:

“Nos dirigimos a Uds. para hacerles saber que el texto que publican, atribuido a la Secretaría Confederal de CCOO, es obra de la Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia, que lo colgó de su página web (www.ath-ele.com) el día 15 de marzo; posteriormente se envió a todos los contactos de la Asociación y hemos tenido la desagradable sorpresa de ver que a partir del 18 de marzo, CCOO Mujer, la Secretaría Confederal e incluso la Revista Trabajadora, todas de CCOO aparecen en diversas páginas web como autoras del texto. Les pedimos que rectifiquen su noticia en el sentido de atribuir la autoría del texto a quien corresponde. Un saludo, ATH. Isabel Otxoa (Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia).”

*    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *    *

Transcripción íntegra de la noticia publicada por AmecoPress (Madrid, 18 de marzo de 2010).

“La pensión de jubilación SOVI (Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez) es la única a la que tienen acceso muchas mujeres que en los años sesenta dejaron su empleo al casarse, obligadas por la excedencia forzosa, empujadas con la dote por matrimonio o despedidas porque estaban embarazadas.
La Secretaría Confederal de la Mujer de Comisiones Obreras ha emitido un comunicado para informar de algunas novedades y derechos que pueden exigir las mujeres que se encuentran en esta situación.

Jubilación para mujeres que dejaron su trabajo en los años seseta.

Jubilación para mujeres que dejaron su trabajo en los años sesenta.

Las trabajadoras de hogar cotizaban al Montepío de Servicio Doméstico, que empezó a funcionar el 1 de enero de 1960. Al casarse, casi siempre dejaban la casa en la que estaban empleadas. A veces volvían al cabo de unos años a trabajar por horas, pero ya sin Seguridad Social.

La Ley de Igualdad de 22 de marzo de 2007 reconoce a todas las mujeres que no estén de alta en la Seguridad Social en la fecha del parto, 112 días de cotización que sirven para la pensión de jubilación. Esto significa que a los días de cotización que corresponden a los periodos de empleo, hay que sumarles esos 112 días por cada parto.

Hasta la fecha, el Instituto Nacional de la Seguridad Social denegaba las pensiones de jubilación del SOVI a las mujeres que no alcanzaban 1800 días de cotización, considerando que los días por parto no se les aplicaban.

El Tribunal Supremo ha dictado tres sentencias en los últimos meses, en las que declara que los 112 días de cotización son también aplicables para calcular la cotización que da derecho a la pensión de jubilación del SOVI. En 2.010, la pensión SOVI son 375,70 euros al mes, en catorce pagas.

Es compatible con la pensión de viudedad, por lo que las mujeres que no cobren pensiones superiores a 1.175,60 euros al mes en catorce pagas, tienen derecho a la pensión de jubilación.

Para tener derecho a la jubilación SOVI hace falta tener 65 o más años, haber cotizado 1800 días antes del 1 de enero de 1967 en cualquier mutualidad, incluido el Montepío del Servicio Doméstico. Si no se llega a los 1800 días, el periodo se puede completar añadiendo 112 días por cada uno de los partos anteriores a 1 de enero de 1967, y en caso de parto múltiple otros 14 días más por cada hijo a partir del segundo (gemelos serían 126 días).

Así mismo, se necesita no tener actualmente otra pensión del sistema de Seguridad Social, con excepción de la pensión de viudedad, siempre y cuando ésta no supere los 799,90 euros al mes en catorce pagas (si la pensión de viudedad es superior a 799,90 euros al mes pero inferior a 1.175,60 euros al mes en catorce pagas, se puede cobrar una parte de la pensión de jubilación SOVI).

La Secretaría Confederal de la Mujer de Comisiones Obreras recomienda pedir la pensión lo antes posible y afirma que debería recibirse el primer día del mes siguiente a la solicitud.”

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org