La mayoría de los vendedores son madres solteras con dos o más hijos, por lo que se les dificulta cargar mercancías y niños y al mismo tiempo caminar. Insisten las dejen vender en las calles. Piden 2 horas diarias, aunque sea de 18:00 a 20:00.

Transcripción de la noticia publicada por el digital El Mundo de Orizaba con fecha 14 de agosto de 2010.

Comerciantes ambulantes se enfrentan a la policia en el estado de Veracruz.

Comerciantes ambulantes se enfrentan a la policia en el estado de Veracruz.

Insisten los dejen vender en calles

Matilde de los S.

Comerciantes ambulantes de Orizaba pidieron una vez más sensibilidad de las autoridades de Comercio, para que les permitan seguir vendiendo aunque sean dos horas diarias, pues sus ingresos no rebasan los $100 y deben comprar útiles escolares.

La mayoría de los vendedores son madres solteras con dos o más hijos, por lo que se les dificulta cargar mercancías y niños, y al mismo tiempo caminar, “nos piden no estar en un solo lugar, tenemos que caminar cargando todo y no podemos”.

Si bien no pagan derecho de piso, porque ya los inspectores no les quieren cobrar para que no hagan derechos, insistieron en la necesidad de seguir vendiendo, “aunque sea de 18:00 a 20:00 horas podríamos vender un poquito y ya ni eso quieren”.

Con venta de calcetas, accesorios de fantasía y dulces, entre otras cosas pequeñas, las madres de familia buscan ingresos que desde el jueves dejaron de percibir como consecuencia de las indicaciones de los inspectores de Comercio, quienes dijeron que para los ambulantes no hay permiso en el primer cuadro de la ciudad ni en la periferia del mercado Melchor Ocampo.

Las madres de familia pidieron oportunidades de trabajo, porque a pesar de sus limitaciones educativas y culturales, quieren que sus hijos tengan una alimentación diaria y medianamente sana.

Necesitan el trabajo para comprar los útiles de sus hijos que pronto volverán a la escuela, “si los inspectores llevan policías y nos gritan, los niños se espantan; no quiero trabajar en un hotel, eso estaría mal y mis hijos tienen que comer”, dijo Catalina Guzmán, una de las afectadas.

Las desesperadas comerciantes mantuvieron su solicitud a las autoridades de Comercio y regresarán por una respuesta la próxima semana, porque ayer el síndico Edgar Kuri Grajales y el regidor Raymundo Reynoso simplemente escucharon sus quejas, pero no les resolvieron nada.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org