Gloria Fuertes.

Gloria Fuertes.

La poetisa madrileña GLORIA FUERTES canta a los niños.

Cómo se dibuja un niño

Para dibujar un niño
hay que hacerlo con cariño.
Pintarle mucho flequillo,
-que esté comiendo un barquillo-;
muchas pecas en la cara
que se note que es un pillo:
-pillo rima con flequillo
y quiere decir travieso-.
Continuemos el dibujo:
Redonda cara de queso.

Como es un niño de moda,
bebe jarabe con soda.
Lleva pantalón vaquero
con un hermoso agujero;
camiseta americana
y una gorrita de pana.
Las botas de futbolista
-porque chutando es artista-.
Se ríe continuamente,
porque es muy inteligente.
Debajo del brazo un cuento
por eso está tan contento.

Para dibujar un niño
hay que hacerlo con cariño.

Doña Pito Piturra

Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
muy elegantes.
Doña Pito Piturra
tiene un sombrero,
Doña Pito Piturra
con un plumero.
Doña Pito Piturra
tiene un zapato,
Doña Pito Piturra
le viene ancho.
Doña Pito Piturra
tiene toquillas,
Doña Pito Piturra
con tres polillas.
Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
le están muy grandes.
Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
¡lo he dicho antes!

Doña Pito Piturra.

Doña Pito Piturra.

El pajarito

Esto era…
un pajarito
rubio, como tú.
Su jaula tenía
un lacito azul,
dos puertas,
tres palos,
agua y alimento
-un terrón de azúcar-,
y un columpio lento.
Pero el pajarito
no estaba contento.
¡El quería árboles!,
¡él quería cuentos!,
¡él quería ramas!…
Volar bajo lluvia,
ver a los fantasmas,
ir a las estrellas,
cantar a las ranas
y buscar amigos,
y un nido tener.
Dobló sus patitas,
rezó arrodillado
pidió al cielo suerte.
Vino el huracán,
sopló viento fuerte
y le abrió la jaula
en un periquete.
El mover sus alas
no se le olvidó.
Y aquel pajarito
feliz escapó.

El camello cojito

(Auto de los Reyes Magos)

El camello se pinchó
Con un cardo en el camino
Y el mecánico Melchor
Le dio vino.

Baltasar fue a repostar
Más allá del quinto pino….
E intranquilo el gran Melchor
Consultaba su “Longinos”.

-¡No llegamos,
no llegamos
y el Santo Parto ha venido!

-son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido-.

El camello cojeando
Más medio muerto que vivo
Va espeluchando su felpa
Entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
Al camello le dio hipo.
¡Ay, qué tristeza tan grande
con su belfo y en su hipo!

Se iba cayendo la mirra
A lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos-
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.

-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes
Cabizbajos y afligidos.
Mientras el camello echado
Le hace cosquillas al Niño.

Biografía:

Gloria Fuertes cuenta su vida.

Otros cuentan la vida de Gloria Fuertes.