A pesar de la mejora en la calidad de vida, para algunas mujeres se trata de algo antinatural. “Hay mujeres que prefieren tener la regla ‘por salud’ y para saber que no están embarazadas, algo totalmente respetable. Pero suprimirla no es dañino”, apunta María Jesús Cancelo, ginecóloga del Hospital Universitario de Guadalajara.

Tampón y toalla sanitaria.

Tampón y toalla sanitaria.

Transcripción del artículo publicado por el digital El  Mundo con fecha 16 de junio de 2006.

Menos efectos secundarios

Cristina de Martós

Para ello, no es necesario adquirir un fármaco especialmente preparado, los anillos hormonales o las píldoras convencionales también sirven, basta con utilizarlos de forma “adecuada”. La duda está en si este particular uso está ligado a un aumento de los efectos adversos o a una disminución de la fertilidad a largo plazo.

Muchos médicos creen que la supresión de la menstruación a través de este método no tiene más riesgos que el uso de estos anticonceptivos a largo plazo, aunque algunos reclaman más estudios.

Pero la mayoría defiende su seguridad. “No tiene ningún tipo de contraprestación”, explica María Jesús Cancelo, ginecóloga del Hospital Universitario de Guadalajara. “Los ensayos clínicos señalan que los efectos adversos no sólo no aumentan sino que disminuyen”.

Una de las teorías que se barajan apunta que, al mantener constantes los niveles de estrógenos y progesterona, no se produce la caída hormonal de los días de placebo y el organismo no está sometido a tantos cambios por lo que los efectos secundarios se reducen.

Mimetismo vs. Supresión

Hoy en día, las píldoras anticonceptivas están diseñadas para imitar el ciclo menstrual normal, pero se trata de un ciclo ficticio en el que no se produce la ovulación y el sangrado es artificial ya que el endometrio apenas crece y por tanto casi no se descama.

Si la menstruación no es necesaria mientras se toman anticonceptivos, si la “regla no sirve para nada”, si el riesgo de algunas patologías es menor, entonces, ¿para qué? A pesar de los buenos augurios y, hasta el momento, resultados satisfactorios, muchas mujeres son reticentes a acabar con su menstruación.

A pesar de la mejora en la calidad de vida, para algunas se trata de algo antinatural. “hay mujeres que prefieren tener la regla ‘por salud’ y para saber que no están embarazadas, algo totalmente respetable. Pero suprimirla no es dañino”, apunta Cancelo.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org