Una quinta parte del país está sumergida bajo el agua. Los niños menores de cinco años son los que corren más riesgo porque su sistema inmunológico no está desarrollado por completo. Es un cóctel mortal: este país ya sufría de malnutrición, un 30 o 40 % de la gente no llega al número de calorías requeridas al día y a ello se une la falta de agua potable, enfermedades, falta de medicina y falta de conocimiento de cómo reconocer los síntomas.

Una víctima de las inundaciones en Pakistán lleva a su hijo a hombros en un campo de refugiados de Sukkur, en la provincia de Sindh.

Una víctima de las inundaciones en Pakistán lleva a su hijo a hombros en un campo de refugiados de Sukkur, en la provincia de Sindh.

Transcripción de la noticia publicada por el digital El País con fecha 16 de agosto de 2010.

Millones de niños en riesgo de contraer enfermedades mortales en Pakistán

Ana Gabriela Rojas – Nueva Delhi – 16/08/2010

En las inundaciones de Pakistán, como en todo desastre, son los niños los más vulnerables. “Hasta 3,5 millones de niños están en riesgo de contraer enfermedades mortales transmitidas por el agua contaminada e insectos”, según la UNICEF.

Unos 20 millones de personas han sido afectadas por las inundaciones y 1.400 han muerto, pero “si no actuamos suficientemente rápido, vamos a ver pronto una segunda ola de muertes, que podría ser muchas veces mayor que la causada por las inundaciones en sí”, afirma a este diario el portavoz de la Oficina Para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Pakistán, Maurizio Giuliano. “El escenario es espantoso”, agrega Giuliano, pues los casos de enfermedades están aumentando, especialmente en los niños.

El coordinador de emergencias de UNICEF en Pakistán, Oscar Butragueño, asegura que los infantes menores de cinco años son los que corren más riesgo porque su sistema inmunológico no está desarrollado por completo. “Es un cóctel mortal: este país ya sufría de malnutrición, un 30 o 40 % de la gente no llega al número de calorías requeridas al día y a ello se une la falta de agua potable, enfermedades, falta de medicina y falta de conocimiento de cómo reconocer los síntomas”. Apunta que el 1% de los casos de diarrea aguda (36.000 hasta ahora) pueden ser cólera, una enfermedad que puede matar en 24 horas.

Las inundaciones también tendrán un gran impacto en la educación en un país con más del 50% de analfabetos: miles de escuelas han sido destruidas o utilizadas como refugios para los desplazados.

Una quinta parte del Pakistán está sumergida en agua, una superficie equivalente a casi dos veces Andalucía. Millones de paquistaníes lo han perdido todo y están sin techo o en refugios improvisados. Con gente viviendo en agua contaminada, las epidemias son inevitables, asegura a EL PAÍS el representante de la Organización Mundial de la Salud, Guido Sabatinelli. Y cada día el riesgo aumenta. “las enfermedades no se pueden evitar, solo podemos prepararnos”, advierte.

Así, la OMS se prepara para dar respuesta a una crisis humanitaria con pocos precedentes. Se alista para tratar hasta millón y medio de casos de diarrea, hasta 140.000 casos de cólera, hasta dos millones de personas enfermas de malaria y 350.000 con infecciones respiratorias agudas.

Cada vez hay más posibles casos de cólera, según el último boletín de la OMS. En la provincia de Jaibar Pajtunjua, en el noroeste, la primera afectada por las lluvias y una con los mayores daños, la diarrea se ha convertido en una de las principales causas de mortalidad en las zonas inundadas. También han comenzado a aparecer las enfermedades respiratorias y las infecciones en la piel.

Una familia intenta avanzar por el agua en la provincia de Punjab.

Una familia intenta avanzar por el agua en la provincia de Punjab.

Desesperación

Mientras tanto la desesperación crece entre los afectados. En el pueblo de Dir, en Jaibar Pajtunjua los afectados estaban tan desesperados que saquearon dos camiones con ayuda. “las fuerzas de seguridad abrieron fuego y causaron muchos heridos”, asegura a este periódico el reportero local de la televisora Aaj, Shahab Khan.

Hoy cientos de víctimas han bloqueado con piedras y basura una carretera principal en Sukkur, en la sureña provincia de Sindh, que ha sido fuertemente afectada por el agua que bajó del norte por el río Indus y las represas que han desbordado. Los manifestantes aseguran que los oficiales del Gobierno sólo llegan al área a entregar ayuda cuando los medios de comunicación están presentes. “Están tirándonos paquetes de comida como si fuéramos perros. Están haciendo pelear a la gente por esta comida”, dijo Kalu Mangiani, uno de los afectados a AP.

Los afectados quieren regresar a casa cuanto antes, cuenta a este periódico Junaid Khan, un periodista que ha viajado por muchas de las zonas afectadas. Una vez que las inundaciones den tregua, habrá una gran necesidad de reconstruir cientos de miles de casas en un país que tiene el 48% de su población bajo la pobreza. El Fondo Monetario Internacional alertó que las inundaciones podrían minar el crecimiento económico y disparar los precios de los combustibles.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org