“La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), equivalente al Congreso local de la capital mexicana, aprobó hoy [21.12.2009] una controvertida iniciativa de ley que permite los matrimonios de homosexuales, un reconocimiento que no existe aún en otros países de América Latina, a pesar de que el pasado mes estuvo a punto de aprobarse en Argentina.”

Fue promovida por los partidos de izquierda, que son mayoría en la asamblea, y se aprobó por 39 votos a favor, 20 en contra y 5 abstenciones, informa La Vanguardia. A partir del primer trimestre de 2010 podrán celebrarse las primeras bodas entre homosexuales en la capital mexicana.

Partidos conservadores han anunciado que van a interponer recurso de inconstitucionalidad, y la Iglesia mexicana ya la ha calificado de “inmoral”, contraria a la familia y al sacramento del matrimonio.

Los activistas de los derechos de los homosexuales, Ruben Duran y Saul Aparicio, se besan para celebrar la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo ante la asamblea local de México DF.

Los activistas de los derechos de los homosexuales, Ruben Duran y Saul Aparicio, se besan para celebrar la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo ante la asamblea local de México DF.

La ley reforma varios artículos del Código Civil. En particular el 146, que en lugar de establecer que “el matrimonio es la unión libre entre un hombre y una mujer” señala que es “la unión libre de dos personas”, y el artículo 391, referido a la adopción, de la que también podrán disfrutar las parejas del mismo sexo.

“En el mundo están autorizados los matrimonios homosexuales en Bélgica, Canadá, España, Holanda, Noruega, Sudáfrica y Suecia, así como en estados de EEUU como Connecticut, Iowa, Massachussetts y Vermont, señala el dictamen aprobado en México.”

En América Latina, países como Argentina y Uruguay permiten las uniones civiles y que éstas gocen de algunos derechos, pero no son equivalentes a los matrimonios.

“En 2006, el Congreso de la capital mexicana aprobó la llamada Ley de Sociedad en Convivencia, que proporcionó un marco legal -mediante un contrato privado- a las parejas que conviven y les concedió algunos derechos, por ejemplo la pensión alimenticia”, informa El País. El estado norteño de Coahuila también reconoce este tipo de uniones civiles.

La reforma del Código Civil es una buena noticia, pues, para las mujeres lesbianas mexicanas, muchas de las cuales estaban consideradas madres solteras al no poder legalizar su unión ni reconocer a los hijos que nacieron del amor de la pareja.

México DF, a la cabeza de las reformas progresistas

La nueva ley también reconoce a las parejas homosexuales derechos como el de herencia, la unión patrimonial para obtener créditos bancarios y la posibilidad de recibir los beneficios del seguro social, entre otros.

“La Asamblea Legislativa de México DF ha aprobado reformas consideradas progresistas, como permitir el aborto con una gestación de hasta doce semanas y una ley que protege la decisión de personas que desean interrumpir un tratamiento médico.”

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org