Noticia de última hora: el pasado 2 de enero de 2010 nació el hijo de esta joven marroquí. Finalmente España ha admitido a trámite la petición de residencia. El caso puede tener un final feliz.

Melilla. España deniega el asilo a una mujer embarazada que debe volver a Marruecos

La ONG  Prodein (Pro Derechos de la Infancia) denuncia la situación de una mujer marroquí a la que el Gobierno español ha denegado la petición de asilo político en Melilla. Si dicha mujer, que espera un hijo de un inmigrante hindú, vuelve embarazada a Marruecos, será castigada. La legislación alauita prevé multar a las madres solteras e imponer penas de cárcel a quien tenga relaciones con una persona no musulmana. Asimismo le espera la represalia familiar.

La mujer, embarazada de siete meses, procede de Nador, ciudad de Marruecos situada a unos 15 kilómetros de Melilla, una vieja plaza militar española en el norte de África.

Viven en una chabola fuera del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Viven en una chabola fuera del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Relato

Leemos en el diario digital Melilla Hoy de 02.10.2009: “La historia de esta mujer nadorense comenzó hace casi tres años cuando llegó a Melilla a trabajar como empleada de hogar. En aquella época entabló amistad con un joven inmigrante de origen hindú, que con el devenir del tiempo acabó en una relación sentimental. Cuando la familia de ella supo de la existencia del joven, se opuso al noviazgo, incluso de forma violenta. ‘Uno de los hermanos vino a darle una paliza a ella’, relata Palazón [presidente de Prodein]. Además consiguieron que la despidieran de la casa en la que trabajaba.

Aterrorizada, se refugió con su novio en la chabola que el inmigrante había construido fuera del CETI [Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes]. Allí estuvieron juntos durante meses, hasta que ella se queda embarazada. ‘Alguien la asesoró para que pidiera asilo político aprovechando su estado de gestación y el hecho de que iba a ser perseguida por las autoridades si volvía a Marruecos’, comenta el presidente de Prodein. Durante los siguientes cuatro meses la joven y su pareja fueron alojados en el CETI, al ser ella demandante de asilo. Pero este 28 de septiembre llegó la respuesta del Gobierno español que le niega la condición de asilada, por lo que se le da de plazo hasta el lunes para abandonar el CETI y 15 días más para dejar el territorio nacional.”

Prodein anuncia que han recurrido al Defensor del Pueblo en busca de ayuda.