Leer acerca de María Magdalena o María de Magdala, mujer que aparece relatada en los Evangelios junto a Jesús, es algo apasionante. Apasionante por lo que aconteció durante su vida y apasionante por los intentos de ocultación de su identidad por la sola razón de SER MUJER.

Te invito a ir en busca de María de Magdala

• Muchas mujeres se llaman como ella: Magdalena, Lena, Magda, Male, Mad, Maddie, Madeline, Madeleine…
• Muchas plazas, calles e iglesias llevan su nombre: Iglesia de Santa María Magdalena: Juliaca-Puno (Perú), Roma, Caracas, Santiago de Chile. Place de la Madeleine (París)…
• En algunos escritos de la Iglesia se dice que fue una mujer pública (prostituta), arrepentida, salvada por Jesús, pecadora y adúltera.
• En los Evangelios se dice que “ella y otras mujeres servían a Jesús”, relegándola a un papel de apoyo económico y logístico.

María de Magdala (Patrona del Col.lectiu de Dones a l'Església)

María de Magdala (Patrona del Col.lectiu de Dones a l'Església)

¿Quién fue María de Magdala?

María de Magdala procedía de una familia de buena posición económica, que tenia una importante fábrica de salazón de pescados en Magdala, una población situada en la costa del lago de Tiberíades.

Fue una de las mujeres que acompañaban a Jesús desde que éste empezó a predicar en Galilea. Con ella también estuvieron Marta, María de Betania y su hermana Marta, Juana, Susana, Salomé y la suegra de Simón Pedro.

Maria Magdalena está con Jesús de Nazaret desde el principio, lo que justificaría su título de APOSTOLA, como lo fueron Juan, Pedro y los demás hombres. Y su labor sería la de predicar el reino de Dios.

Fue la primera apóstola a quien se aparece Jesús después de resucitar. Éste la llama por su nombre y le encarga que anuncie que ha resucitado. María da la buena noticia a los apóstoles varones.

La ópera rock “Jesucristo Superestar” la reivindicó como una mujer que amó a Jesús y estuvo siempre a su lado. Enamorada del Maestro, cantaba I don’t know how to love him (No sé como amarlo).

¿Cómo, siendo prostituta, se la hizo Santa? ¿Verdad que no concuerda? A Magdalena la veneran la Iglesia católica ortodoxa, la Iglesia católica romana y las iglesias orientales  La Iglesia ortodoxa la considera “igual a los apóstoles; según la tradición, después de la ascensión de Jesús a los cielos fue a Roma a predicar el Evangelio.

¿Qué opinan estudiosos del tema?

Pepe Rodríguez, reconocido por sus estudios sobre las sectas, escribe sobre la igualdad de la mujer según los Evangelios:

“Si leemos el Nuevo Testamento sin prejuicios machistas, observaremos que Jesús trató a la mujer de un modo bien distinto al que pretende la Iglesia católica y que en las primeras comunidades cristianas la mujer ocupaba cargos de responsabilidad.

“Efectivamente, si nos fijamos, por ejemplo, en Mt 27,55-56, Mc 15,40-41, Lc 23,49-55 y otros, encontraremos a un grupo de mujeres que seguían a Jesús, eso es que estaban aceptadas en su círculo de discípulos, todo un signo del nuevo «reino de Dios» que jamás hubiese sido posible en el entorno judío del que procedían tanto Jesús como sus apóstoles varones; un signo claro, por tanto, de que la mujer debía jugar un papel distinto en los nuevos tiempos.

A partir del siglo XII será distinguida con el título de apostola apostolorum (apóstola de los apóstoles).

“…la mujer comenzó a ser discriminada de la ekklesía cristiana bastante tempranamente; entre los siglos II y IV fue aboliéndose progresivamente la presencia de las diaconisas en las congregaciones cristianas y, bajo el control del emperador Constantino, la Iglesia católica fue configurándose según el modelo del sacerdocio pagano que había sido oficial, hasta entonces, en el imperio romano. Por igual razón, los escritos bíblicos se han interpretado siempre desde una óptica profundamente androcéntrica y con un lenguaje no solo escasamente neutral sino abiertamente antifemenino.

“La mujer católica tiene limitadas sus posibilidades de contribución eclesial a los papeles de clienta y de sirvienta de la Iglesia (o, más a menudo, del clero masculino).

“A pesar de que las corrientes evangélicas actuales están intentando devolver a la mujer el protagonismo religioso que nunca debió perder y que, desde 1958, va incrementándose de modo progresivo e imparable el número de Iglesias cristianas que han aceptado con normalidad la ordenación sacerdotal de mujeres, la Iglesia católica prefiere seguir ignorando las enseñanzas del Nuevo Testamento y mantenerse atrincherada en su tradición: ¡las mujeres no pasarán!

La teóloga feminista católica Rosemary Radford Ruether concluyó en uno de sus últimos trabajos: “Escribo este ensayo tristemente consciente de que parece cada vez menos probable que el catolicismo institucional avance en dirección a los evangelios.

Jesucristo Superestar (Ted Neeley)

Jesucristo Superestar (Ted Neeley)

Una asociación de mujeres vinculadas a la Iglesia católica ha tomado a María de Magdala como patrona de este colectivo. Uno de los motores de creación del colectivo es la observación en la Iglesia de una “falta de coherencia real con el mensaje evangélico.

Con actitud decidida constatan que “la Iglesia tiene que hacer un esfuerzo para adaptarse a la mentalidad de hoy. Las personas cristianas no podemos tener un esquema de convivencia para la sociedad y otro para la Iglesia. La democratización ha de beneficiar en gran manera la incorporación de las mujeres que podrá reflejarse en su acceso a los ministerios y servicios que ahora le están prohibidos en nombre de leyes y costumbres heredadas y circunstanciales.

Proponen una nueva reflexión:

“Una inédita aportación teológica feminista, que sea escuchada en las aulas de formación, junto con la de los hombres, así como la opinión de las mujeres de base que se han mantenido fieles a pesar de las dificultades.

Las madres solteras, qué tenemos que decir

Habrá madres solteras que acepten la actual estructura de la Iglesia católica romana. Sin embargo, otras parten de la condición que, si ante el bautismo existe igualdad entre hombres y mujeres, a efectos de representación (sacerdocio, administración de sacramentos, jerarquía, participación en la interpretación de los evangelios, etc.) también haya igualdad.

La mujer tiene un importante papel que ejercer en el seno de la Iglesia, desde tomar parte en el debate del aborto, la maternidad, las relaciones sexuales, la contracepción, el divorcio, etc., como aportar su punto de vista femenino en materia teologal. No pueden quedar en “manos de los padres de la Iglesia” la interpretación de una realidad que, en muchas ocasiones, es propiedad de las mujeres. La situación de las madres solteras católicas/cristianas es un punto delicado en la estructura actual.