Más de la mitad de la población urbana del país vive en asentamientos considerados precarios.

Más de dos millones de personas en El Salvador viven en situación precaria y de vulnerabilidad, según un estudio de Pobreza realizado por FLACSO y el Ministerio de Economía y PNUD.

Más de dos millones de personas en El Salvador viven en situación precaria y de vulnerabilidad, según un estudio de Pobreza realizado por FLACSO y el Ministerio de Economía y PNUD.

Transcripción de la noticia publicada por el digital Diario Co Latino con fecha 22 de abril de 2010.

Leonor Cárdenas
Redacción Diario Co Latino

A pesar de los programas de apoyo a las familias de escasos recursos económicos implementados por el gobierno del Presidente de la República Mauricio Funes, la pobreza mantiene a más de 2 millones de salvadores y salvadoreñas en situación económica y social, precaria.

Según datos reflejados por el Mapa de pobreza urbana y exclusión social realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Ministerio de Economía (MINEC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), más de 2 millones de salvadoreños viven en asentamientos urbanos precarios, los cuales, agrupan a 495 mil 981 hogares.

“Más de la mitad de la población urbana del país, vive en asentamientos considerados precarios por aglutinar viviendas que presentan problemas de hacinamiento, deficiencias en sus materiales de construcción o en el acceso a servicios básicos”, manifestó William Pleitez, coordinador del informe sobre desarrollo humano del (PNUD).

El director de FLACSO, Carlos Ramos, aseguró que una de las novedades del estudio, es que identifica con nombre propio a los 2 mil 508 Asentamientos Urbanos Precarios (AUP), colocándolos en el mapa de cada municipio del país.

El estudio “ofrece información estadística sobre cada asentamiento, como el número de hogares, tamaño de población, carencias habitacionales, predominación de precariedad y estrato socioeconó-mico, convirtiéndolo en una herramienta de focalización y planificación de enorme utilidad para el diseño de programas sociales y de desarrollo local comunitario”, agregó Ramos.

Al parecer, la cifra de AUP, identificados en 237 municipios del país, constituye una primera estimación basada en la formación del censo poblacional de 2007. El resto de municipios no registra aglomeraciones de viviendas en AUP, debido a su carácter predominante rural.

Por su parte, el jefe de Estado Mauricio Funes, aseguró que el mapa de pobreza urbana “fue el germen” de uno de los proyectos más ambiciosos de su gobierno denominado Programa de Comunidades Solidarias Urbanas.

“Es un ejemplo patente de cómo el trabajo técnico reunido en este tipo de informes es crucial para ayudarnos a conocer mejor nuestra realidad y a elaborar políticas públicas efectivas y oportunas”, agregó Funes.

Durante su discurso, el Mandatario aclaró que la pobreza estructural que enfrenta el país, no se ha creado en los últimos dos años, ni mucho menos en los 11 meses de su gobierno.

El gobernante aclaró que la pobreza en el país se ha generado tras décadas de ausencia de políticas públicas eficientes. “En definitiva, se gestó a la sombra de la incapacidad de los gobiernos, pagar cuenta de un fenómeno que se ha ido agravando con el tiempo. La pobreza en El Salvador tanto rural como urbana, no ha aparecido en un año, y lamentablemente tampoco desaparecerá en ese período”.

Sin embargo, agregó que con el objetivo de minimizar la pobreza en el país, su gobierno ha elaborado políticas sociales como: la gratuidad en los hospitales públicos, la distribución sin costo de medicamentos, entrega de uniformes, calzado y útiles escolares a estudiantes de las escuelas públicas, entre otros programas de apoyo económico a jóvenes, adultos mayores y madres solteras.

Dichos programas, aseguró Funes, se ampliarán a 25 municipios más identificados en el mapa de pobreza como de alto riesgo. “En total llegaremos a beneficiar a 40 mil jóvenes y mujeres jefas de hogares que entrarán a formar parte de un subprograma de ayuda temporal al ingreso, en el que no sólo se les entrega un bono de 100 dólares mensuales sino que se le ofrece un programa de formación y capacitación destinado a facilitar su ingreso al mercado laboral”, explicó el Mandatario.

El Programa de Comunidades Solidarias Urbanas, ha incorporado otros componentes como servicio de nutrición, salud, educación, becas a estudiantes, obras de mejoramiento integral de los asentamientos precarios, como la provisión de agua, electricidad, vías de comunicación, espacios públicos, acciones integrales para la prevención de la violencia y la delincuencia.

El jefe de Estado, aseguró que para su gobierno es una tarea prioritaria el comenzar a desandar el círculo vicioso de pobreza, exclusión e injusticia.

“Para alcanzar este objetivo, hemos diseñado políticas de Estado, que están incluidas en el Plan Quinquenal, el cual, será presentado a nuestros compatriotas residentes en los Estados Unidos. Es un plan que expone con rigor, las acciones que debe llevar acabo esta administración, incluyendo plazos y costos y el rumbo trazado”, agregó Funes.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org