Ana es una madre soltera adolescente que ha leído en esta web el artículo: Los hijos que no van a la guardería. Madre soltera, cuéntame tu historia y la vamos a publicar.

Ella no lleva a su hija a la guardería. Ha resuelto, con su familia, que seguirá estudiando, ya que está en pleno período de formación. Entre tanto, la abuela de la niña se ocupa de ésta.

La flor más bella del lugar.

La flor más bella del lugar.

Ana escribió…

Tengo 14 años. A los 12 mi “novio” abusó de mí. Quedé embarazada un mes antes de cumplir 13.

No sabía como decírselo a él y a mis padres. Cierto día se lo dije al “papa” y pues no se hizo responsable. Gracias a Dios mis papas me apoyaron.

En mayo di a luz a una hermosa niña, Alma Daniela, y bueno, yo continuo estudiando mientras mi mama cuida a mi niña.

El papa de Dany se fue a la universidad hace 5 meses y su abuela nos ha mandado dos o tres veces dinero, pero realmente no hay una responsabilidad de padre.

Esta es mi historia y me gustaría decirles a todas las jóvenes que no crean en que alguien de prepa se fijara en ustedes nada más, porque sí. Ellos buscan algo y vean que muchas veces no resulta muy bien.

A pesar de que Dany es producto de un abuso, no la culpo. La amo demasiado y creo que es un ángel que Dios me ha mandado, para bien.

Gracias y espero que mi historia les sirva de algo.

Ana Luz y Alma Daniela Alarcón

Respuesta de Calendula…

Ana, demuestras tal madurez y serenidad que te animo a seguir estudiando y preparando tu futuro profesional, porque vas a conseguir lo que quieras. Emocionalmente estás en equilibrio. Y la familia está a tu lado para apoyarte a ti y a la niña. Son muchos puntos positivos (los mereces) para una experiencia tan fuerte como ser madre a los trece años de edad a causa de una violación.

Sabrás que la violencia sólo se puede detener respondiendo sin violencia, en tu caso dando amor a tu hija, no culpabilizándola y aprendiendo de la experiencia. No obstante, a pesar de tu elección personal de recogimiento en tu familia, sepas que los abusos no tendrían que quedar impunes, sin castigo, porque para eso hay unas leyes que tienen como finalidad (a veces no se cumple)  proteger a la víctima, a la persona indefensa.

Vivimos en un mundo donde las mujeres con frecuencia son tratados como objetos. Para evitar que sigamos en ese estado de indefensión, muchas mujeres y hombres luchamos para dar un vuelco al machismo. Eso sólo se consigue educando a los jóvenes en los valores de igualdad y aprobando leyes que castiguen los abusos de todo tipo contra mujeres y niños.

Está bien, según mi parecer, que la abuela paterna de la niña le envíe algún dinero. Significa que ella sufre por la situación. Ana, deja que lo haga. No se lo impidas. A su modo, aunque no te lo haya dicho, censura la actitud de su hijo, pero le sigue apoyando porque es su hijo. Siempre es mejor no juzgar a las personas, aunque sí entender por qué se portan de un modo u otro.

Mi niña, un beso para ti y tu Dany y para toda la familia.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org