Niña gitana.

Niña gitana.

¿Qué porcentaje hay de madres solteras en la comunidad gitana? Difícil de evaluar, por la complejidad de su organización social.

¿Qué representa la virginidad para la comunidad gitana?

Veamos qué opinan cuatro chicas gallegas, gitanas, que trabajan de azafatas de congresos y turismo después de formarse dentro de un programa de acceso al mercado laboral de la Fundación Secretariado Gitano de Galicia.

Acceder al mercado laboral.

Acceder al mercado laboral.

“Lucía, Mercedes, Aroa y Loli coinciden en que la vida de los gitanos, y sobre todo de los gitanas, ha cambiado a “pasos agigantados” en las últimas décadas y a la pregunta de qué marca ahora la diferencia entre la cultura gitana y la paya la respuesta es unánime, aunque la hayan dado por separado. “La virginidad; eso es lo único”, dice Lucía. “Lo que nos va a distinguir siempre es el momento de casarnos, la virginidad; si no, se deja de ser gitano”, responde su hermana Loli. “El respeto por nuestros mayores y la virginidad; cuando se acaben esas dos cosas, se acabará la cultura gitana”, pronostica Mercedes. “Lo que nunca va a cambiar es la virginidad…”, apunta Aroa, aunque duda también un momento: “Dentro de 15 o de 20 años… no sé”.”

“Dentro de 15 o de 20 años… no sé”, dice con cierta inseguridad la muchacha. Todo está cambiando. La virginidad femenina, en la comunidad gitana, sigue siendo el pasaporte para llegar al matrimonio sin problemas. Es una exigencia masculina (a la cual el hombre no está sujeto) que se ha perpetuado durante centenares de años.

Los niños y niñas gitanos crecen con muchísima más libertad que los otros niños. Casi no se les prohíbe nada. Se les consiente casi todo. Desde la más tierna infancia se les inculca la libertad (como patrimonio personal y cultural); dicha libertad les prepara para ser, de adultos: fuertes, avispados y capaces de valerse por sí mismos.

Una familia Rom descansa en un parque. Una de las mayores comunidades de gitanos está en Brasil y también hay grupos numerosos en Argentina y Colombia.

Una familia Rom descansa en un parque. Una de las mayores comunidades de gitanos está en Brasil y también hay grupos numerosos en Argentina y Colombia.

Ahora bien, cuando niños y niñas llegan a la pubertad, el chico sigue gozando de libertad. En cambio, a partir de este momento, la chica experimentará un mayor control social. Estará bajo la vigilancia de hombres y mujeres de la familia, y una vez casada seguirá bajo control, esta vez del marido y de la familia extensa, es decir, la suya propia y la del hombre con quien se acaba de casar. Dice una gitana que vive en Medellín: “La gitana nunca es desordenada ni para la vida soltera ni para la vida casada. La gitana se casa virgen y es fiel a su marido hasta la muerte”. Una familia gitana argentina nos descubre qué es verdad y qué es mentira sobre el mito gitano.

La mujer gitana acostumbra a casarse joven. Cuánto más niña se case, menos riesgo existe de que llegue al matrimonio habiendo tenido relaciones sexuales. Décadas atrás, podía casarse con trece o catorce años (únicamente por el rito gitano). En Rumanía, en 2003, se impuso una boda gitana a una niña de 12 años. Ella se rebeló y huyó. Aunque después fue obligada a casarse por el mimo rito, el asunto pasó a los medios de comunicación. El Parlamento Europeo se hizo eco de tal situación cuando una diputada presentó una iniciativa parlamentaria preguntando cómo Rumanía podía entrar en la Unión Europea si los derechos humanos de los niños eran conculcados con tal dejadez de las autoridades.

Flamenco.

Flamenco.

A pesar del estricto control familiar de la mujer durante la pubertad y la adolescencia, puede que ésta no llegue virgen al matrimonio. Tal situación va a constituir un obstáculo, siempre que opte por un hombre de su etnia, pero tampoco es un impedimento insalvable.

El ritual de comprobación de la virginidad parece que es optativo (a petición de la novia), pero en una comunidad con unas normas tan severas, optar por no hacerse la “prueba del desgarro manual” no es una decisión que pueda tomar la mujer libremente, ni descartar que no tenga consecuencias de aceptación dentro del grupo.

Madres solteras gitanas las hay, como en cualquier otra comunidad. Y madres solteras adolescentes con su hijo o hijos, que viven en casa de sus progenitores, también. No obstante, resulta difícil recabar información escrita sobre la situación de las madres solteras. A veces se obtiene de forma indirecta, como en el caso que vamos a contar. Veamos cómo se expresa una niña a quien se le pide: “dibuja a tu familia”. La escena tiene lugar en un colegio de la zona norte de la ciudad de Granada, poblada por una mayoría de etnia gitana, donde se dan los mayores índices de paro, delincuencia y drogodependencia. La educadora comenta el dibujo en los siguientes términos:

“Dibujo 1. Belén, 8 años

Niña de etnia gitana, muy buena relación familiar con un hogar estructurado y una madre protectora. Nivel de aseo y auto cuidado óptimo. El desarrollo cognitivo y escolar es muy bajo en relación con niños de otros ambientes pero es superior a la media de su ámbito. En la familia convive con dos hermanas suyas, madres solteras y sus hijos.

Vamos a dibujar.

Vamos a dibujar.

Interpretación: De izquierda a derecha encontramos a Raquel (hermana) con su hijo Gese (la mayoría de las familias de este ámbito son evangelistas y usan nombres anglosajones traducidos al calé, Gese proviene de la traducción libre de Jessie, diminutivo de Joshua, que corresponde al nombre bíblico de Josué). El niño se representa por su cochecito sin que veamos su figura. A su lado está su tío Gese, hermano de Belén. Ya en un lugar privilegiado desde el punto de vista afectivo, encontramos a Rosa. Belén nos comentó que era la hermana a la que más quería y lo podemos observar tanto en la proximidad que guarda con el grupo principal como en el hecho de haberle dibujado un corazón en la camiseta. En la puerta de la casa Belén se encuentra arropada por sus padres que con los brazos abiertos parecen prolongar la protección que le brinda el hogar a sus espaldas. A la derecha aparece otro grupo formado por Ramón y Cata, otros dos hermanos, a los que acompaña otra sobrinita en su cochecito, María Rosa. Todos los personajes presentan los brazos oblicuos al cuerpo, salvo la madre que los presenta perpendiculares. El grupo está sonriente e hierático y las imágenes de mayor tamaño y mejor diferenciadas son las de la madre y Rosa, a las que ella nos comentó sentirse especialmente unida. De la misma manera, nos indicó que en el dibujo faltaban cuatro hermanos a los que no quería pintar por no considerarlos parte de la familia. Los objetos a la izquierda del dibujo son interpretados como setas, aunque podrían asimismo interpretarse como representaciones fálicas también en número de cuatro.”

Día del pueblo gitano en Euskadi.

Día del pueblo gitano en Euskadi.

El proceso de emancipación de la mujer gitana comenzó oficialmente con las primeras asociaciones. La presidenta de la primera federación de mujeres de etnia gitana del mundo (Kamira, fundada en 1999) hablaba así para los medios de comunicación, refiriéndose a las condiciones que imponen los hombres  a las mujeres afiliadas:

“La principal condición que ellos nos han impuesto es que siempre estemos localizadas”. Tan asumida tienen la subordinación histórica de las mujeres gitanas a la figura masculina que no pretenden renunciar a ella, conscientes de que para ello serán necesarios muchos más pasos. “Lo único que queremos es mejorar nuestros niveles de calificación profesional y de participación social”, explica Pilar.”