En Andalucía las madres solteras tienen que acreditar dónde reside el padre de sus hijos y por qué no está empadronado con ellos, como requisito para lograr una plaza en un centro escolar.

Así aparece publicado en el digital El Correo de Andalucía, haciéndose eco de un conflicto entre madres solteras, padres de alumnos, Delegación Provincial de Educación y la dirección del colegio afectado, Padre Manjón, de Sevilla.

Mediante resolución de la delegación provincial se retiraban los puntos que correspondían a tres familias de madres solteras. Ellas presentaran recurso. La retirada de los 10 puntos supuso la expulsión de los tres niños de este colegio público, “en el que habían sido admitidos antes de ser acusados por otros padres de haber falsificado los datos de sus matrículas”.

El texto de la resolución argumentaba la retirada de puntos porque “se constata que no está empadronado el padre de los menores dentro de la unidad familiar cuyo domicilio se alega para obtener puntuación, sin que sea una familia monoparental, ni se justifique fehacientemente esta circunstancia relativa a la unidad familiar”.

Discriminación para las madres solteras

Dicha resolución suponía una discriminación, ya que la ley no contempla que se reclame a las madres solteras una documentación que no se exige a otras familias.

“La resolución ponía fin a la vía administrativa e instaba a las madres a recurrir en los juzgados. Pero se topó de bruces con el consejo escolar del colegio, que enseguida arropó a las afectadas y obligó a reabrir el proceso administrativo, acusando a Educación de dictar ‘una resolución discriminatoria, porque reclamaba a madres solteras una documentación añadida que no contemplaba la ley ni se exigía a otro tipo de familias’. Las madres presentaron un recurso donde calificaban de ‘sorprendente y no ajustado a derecho’ que les quitaran los puntos por domicilio familiar por no haber explicado dónde vivía el padre de sus hijos.”

Como señala el digital, “el decreto de escolarización vigente sólo exige acreditar el domicilio que el niño comparte con su tutor legal, en este caso las madres, pero no obliga a explicar dónde vive el otro progenitor en caso de ser una pareja separada”. En el recurso presentado, las madres solteras añadían: “La condición de madre soltera que convive con sus hijos sin el padre supone un gravamen que le impide estar en igualdad de condiciones con otras situaciones familiares”.

Según la Junta de Andalucía, este año han retirado los puntos por domicilio a cientos de parejas en las que el padre y la madre aparecen empadronados en sitios distintos. “Hay que justificar por qué uno de los dos progenitores no aparece empadronado en la matrícula del alumno, si no no podemos darle los puntos por domicilio”, explica el delegado de Educación, Jaime Mougan.

Familia monoparental

Al rellenar la solicitud de matriculación las tres madres solteras dejaron en blanco la casilla de las familias monoparentales. Hay que explicar que, según la Ley de Fiscalidad Complementaria, una familia monoparental es aquella en la que una persona vive sola con sus hijos. Así pues, la Junta de Andalucía no considera monoparental un domicilio en el que vive otro adulto. Ese era el caso de las madres solteras: “una comparte piso con su hermana, otra con su madre enferma y la tercera con su nuevo novio. De modo que ninguna rellenó esa casilla porque de haberlo hecho habrían incurrido en fraude escolar”.

La perversión del sistema

La Delegación Provincial de Educación expulsó a sus hijos porque detectó anomalías en la matrícula, aunque a posteriori “la delegación reconoce que las mujeres solteras son víctimas de ‘una perversión del sistema y de cómo está redactada la normativa de escolarización’. ‘El concepto de familia monoparental nos da problemas porque no está bien definido. La casuística le gana siempre a la normativa’, añade Mougan.”

Las madres solteras se preguntan…

“¿Por qué tengo que acreditar el domicilio paterno si soy madre soltera y tengo la tutela de mi hijo como dice la Policía? ¿Dónde está escrito que la norma de escolarización en caso de parejas separadas obliga a justificar dónde se ha ido a vivir el padre?”

Cinco familias afectadas en el colegio Padre Manjón

Según el mismo diario digital, ésta es la situación familiar de las cinco familias a las cuales se retiraron los puntos por domicilio, aunque los hijos ya tuvieran otro hermano cursando estudios en el centro.

1. Carmen de lara. Madre soltera con un hijo dentro y otro fuera
Carmen es soltera, vive con sus dos hijos, de 9 y 3 años, y con su madre enferma. El mayor lleva 5 años en el Padre Manjón, pero la cría fue expulsada. El padre firmó su matrícula y, por error, autorizó que verificasen su padrón. Al no vivir con la madre, le retiraron los puntos.

2. Esther. Madre soltera que debe explicar dónde vive el padre
Esther, de 34 años, es una madre soltera a la que expulsaron a una hija del Padre Manjón por no acreditar dónde vivía el padre. Prefiere mantener su anonimato con un nombre falso porque ha encabezado la batalla legal contra la Junta hasta que logró que readmitan a su hija. “No pedí puntos por familia monoparental porque vivo con mi hermana, pero tampoco lo necesitaba: tenía los 10 de domicilio y 6 por un hermano en el colegio”, dice. Educación readmitió a su hija con los mismos datos con los que la había expulsado.

3 Olivia Potel. Separada del padre, pero le piden su padrón
A la hija de Olivia, Maya, la expulsaron por no acreditar el padrón del padre. Olivia ya no convive con él. Es soltera y tiene otra pareja. Presentó un recurso y la Junta aceptó que no hubiera acreditado el padrón del padre, porque la profesión de éste requería mantenerse en el anonimato.

4 Marga y Nacho. Casados, con padrón en domicilios distintos
Marga y Nacho están casados, viven desde hace 4 años junto al colegio, pero su hijo Martín fue expulsado. En la matrícula sólo aparecía el domicilio de la madre y el niño, porque Nacho aún no había mudado su padrón. Allí tenía domiciliado Hacienda, el IVI, la Seguridad Social, pero no el padrón. Al final, Martín fue readmitido.

5 Chaninez Bouziane. Refugiada en una casa de acogida, sin padrón
Chaninez es una inmigrante refugiada que vive en la casa de acogida que hay junto al colegio. Ya tenía a un hijo escolarizado dentro, pero el segundo no entró por no acreditar el padrón del padre. En realidad no tenía padrón. El niño es expulsado hasta que, con el curso iniciado, la delegación lo readmite.