El padre Patricio Larrosa, sacerdote español, fundó 7 años atrás el Instituto Santa Teresa de Jesús en la cima del cerro Nueva Capital, con vistas a Tegucigalpa. Empezó con 160 alumnos y ahora tiene 1600. La gente llegó a este lugar tras el huracán Mitch, pero aún hoy siguen llegando gentes procedentes de áreas rurales buscando un poco de tierra para vivir, informa el diario digital Clarín.

Nueva Capital es un monte pedregoso, poblado por familias pobres. En la colonia que rodea a la escuela viven unas 15.000 personas, distribuidas en viviendas levantadas con cartones, trapos, maderas y chapas. “El único servicio que hay es electricidad. No hay agua potable ni cloacas. Las ‘casas’ no tienen baños sino un hoyo en el suelo. Cuando se llena, lo tapan, lo rocían con cal o lo prenden fuego. Y luego cavan otro agujero y así.”

El 60% de los alumnos de la escuela Santa Teresa de Jesús son hijos de mamás solteras.

El 60% de los alumnos de la escuela Santa Teresa de Jesús son hijos de mamás solteras.

El padre Larrosa fundó esta escuela gratuita y privada, con reconocimiento oficial, para que asistieran los niños más pobres. Cuanto más difícil y precaria es la situación del menor, más posibilidades tiene de entrar. También asisten niños de las villas cercanas. Es tierra de “maras”, bandas juveniles enfrentadas entre sí, con problemas de drogas y alcohol, que por las noches se muelen a palos, pero defienden la escuela porque “sus hijos y hermanos estudian acá”.

Explica el padre Larrosa: “El 60% por ciento de los niños que acude a la escuela de Santa Teresa son de madres solteras, crecidos en el seno de familias donde reina la violencia. Son chicos maltratados, explotados y abusados.”

La directora advierte que los adolescentes del último curso, si no estuvieran en la escuela, ya estarían en edad de asaltar.

Concluye el padre Larrosa: “La idea es luchar contra la ignorancia. Es un trabajo lento, pero vemos que la gente que se prepara y se esfuerza deja de ser pobre. Son jóvenes con ganas de sacrificarse y eso es motivante”.