Entre los múltiples centros de interés de las madres solteras también está la paleontología, la ciencia que estudia los seres orgánicos desaparecidos a través de sus restos fósiles. A continuación reproducimos la entrevista con el paleontólogo Eudald Carbonell publicada por el digital El Periódico con fecha 13 de julio de 2010.

Eudald Carbonell en la Cueva Peluda de Atapuerca.

Eudald Carbonell en la Cueva Peluda de Atapuerca.

Eudald Carbonell: “El gran reto de la especie humana es hacerse más humana”

A. M.Y.
Burgos

El paleontólogo Eudald Carbonell alterna desde hace más de 30 años su labor académica en el Instituto de Paleoecología Humana de Catalunya (IPHS) con las investigaciones a pie de campo en la Gran Dolina con sus habituales botas, bermudas y salacot. Director general de la Fundación Atapuerca, su última gran aportación ha sido datar los hábitos caníbales de nuestros antepasados varios cientos de miles de años más atrás de lo que se pensaba.

–¿Qué es lo único que le queda por descubrir en Atapuerca?
–Los neandertales. Con ello tendríamos la secuencia completa de la evolución humana en Europa. Hasta ahora hemos descubierto algunas piezas que nos hacen suponer su existencia en esta tierra. Yo los he encontrado en España en Castellón.

–¿Qué supondrá la apertura del museo de Burgos?
–La apertura del museo es un instrumento de cambio social, cultural, económico y creo que también ideológico en España. Será una pieza más en este puzle porque faltan centros de interpretación, másteres…

–¿Cree que servirá para aumentar el número de visitantes?
–Esperamos que al menos se dupliquen. Hasta ahora vienen cada año unos 100.000.

–¿Considera que el tamaño del cerebro es lo más importante para el género humano?
–Sí. El tamaño se ha ido adaptando por selección técnica y cultural. Sin esa adaptación no seríamos como somos.

–El Museo de la Evolución Humana parece alejado de la vida cotidiana y sus problemas…
–En absoluto, puede ayudar a resolverlos. La ciencia tiene que servir para eso. Si la gente tiene conocimientos metodológicos, después puede aplicarlos. Conocer el pasado es una garantía objetiva para construir mejor los cauces del futuro y para poderlos organizar y adivinar.

–¿Cuál es el mayor reto que tiene planteado actualmente el hombre?
–El gran reto de la especie humana es hacerse más humana, profundizar en su naturaleza.

–¿No es el cambio climático?
–También, pero la evolución no la paramos. Conseguiremos adaptarnos, pero la evolución continúa.

–¿Puede el cerebro volver a ser como era hace miles de años?
–No. Hasta que podamos crear cerebros a la carta. Todo puede llegar.

–¿Cómo podría explicarse el canibalismo de los antepasados?
–No hay ninguna razón. Responde sencillamente a la competición y a la rivalidad de los grupos para debilitar a los contrincantes. Es una respuesta a la lucha por vivir dos grupos distintos en el mismo espacio. Forma parte de nuestro proceso de humanización.

–¿Cree que el cerebro humano evoluciona a peor?
–Ni a peor ni a mejor. Es un cerebro. La selección natural es torpe.

–¿Sigue teniendo el cerebro actual 20 millones de neuronas?
–Los cerebros humanos son muy imperfectos. Lo que ocurre es que después de ensayar tantos años ha salido una cosa potable.

–¿El de un agente de bolsa sería parecido al de un antiguo caníbal?
–No hay ninguna cultura que se coma a alguien si no es por hambre o por otra razón. La vida no ha cambiado tanto. Efectivamente, los tiburones de las finanzas son unos depredadores parecidos.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org