La salud mental es un problema que afecta cada vez más a la población mundial, pero cada país tiene sus propias características. Aunque no es un problema exclusivo de los siglos XX y XXI, la sociedad y las autoridades sanitarias van tomado conciencia de su magnitud y aumenta el interés por prevenir y dar solución a sus causas y manifestaciones. Las madres solteras queremos estar informadas. Conocer, en concreto, cuál es la situación de los adultos, pero en particular de los niños y adolescentes, que son nuestra mayor preocupación.

Salud mental.

Salud mental.

El estudio que vamos a abordar se ha realizado en 2005 (con datos de 2004) utilizando el instrumento de evaluación de sistemas de salud mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el apoyo de la Organización Panamericana de Salud.

Nicaragua, país de contrastes

Leemos en el “Informe sobre los sistemas de salud mental en Nicaragua, El Salvador y Guatemala”:

“Nicaragua es un país de la región centroamericana, con un área geográfica aproximada de 130,682 kilómetros cuadrados (el más extenso de la región) y una población de 5,626,493 millones de habitantes.”

“Nicaragua está organizada en 15 departamentos, 2 regiones autónomas y 152 municipios, la mayoría de características rurales o semiurbanas. Los idiomas principales en el país son español, inglés y dialecto miskito. Los principales grupos étnicos son mestizos, indios, negros y blancos. Los grupos religiosos principales incluyen católicos y diversas denominaciones cristianas. El país pertenece al grupo de ingreso bajo, según los criterios del 2004 del Banco Mundial.”

El país se divide en tres áreas geográficas: Pacífico, Atlántico y Central.

Pacífico: el 61,5% de la población total se concentra en esta región, que representa el 76,4% de la población urbana. Rasgos de pobreza: del 5 al 24%.

Central: en esta región habita el 32,6% de la población total, en su mayor parte rural. Rasgos de pobreza del 25% al 35%.

Atlántico: en esta región, que ocupa el 50,9% del territorio, sólo alberga el 5,9% de la población total. Rasgos de pobreza del 35% al 45%.

El 41,2% de la población tiene menos de 15 años. El 41,2% vive en áreas rurales. La expectativa de vida de las mujeres es de 69,1% años y 68,7 para los hombres.

Hay 92 camas de hospital por cada cien mil habitantes, cuando la OMS recomienda entre 8 y 10 camas por cada mil habitantes.

Situación de la salud mental

En Nicaragua no existe una política ni legislación en salud mental, aunque sí se están elaborando planes para su diagnóstico y para intervenir en desastres. Tiene serias limitaciones, en especial en la atención primaria, donde se podrían prevenir los problemas a tiempo y evitar los trastornos severos con hospitalización psiquiátrica. También son insuficientes los profesionales cualificados. De los gastos de salud en todo el país, sólo el 1% está destinado a salud mental; casi todo el presupuesto se destina a hospitales psiquiátricos en las grandes ciudades y se desatienden las áreas rurales. El seguro social no ofrece cobertura a las patologías psiquiátricas y los problemas mentales de interés clínico. El acceso a psicofármacos es insuficiente en los mismos centros sanitarios; aunque pueden encontrarse en farmacias comerciales, la situación económica general de la población impide que tengan acceso a los mismos.

Manifestaciones en las calles de Nicaragua en el Día de la Salud Mental.
Manifestaciones en las calles de Nicaragua en el Día de la Salud Mental.

En los hospitales psiquiátricos y en las unidades de hospitalización psiquiátrica de hospitales generales no existen camas exclusivas para niños y adolescentes. “Pocas escuelas primarias y secundarias cuentan con un psicólogo y realizan actividades para promover la salud mental y prevenir trastornos mentales.”

Tanto en los establecimientos ambulatorios como en las unidades psiquiátricas de los hospitales, las principales enfermedades mentales que se diagnostican son los trastornos neuróticos y la esquizofrenia. “Las usuarias de sexo femenino representan el 60% de la población atendida en los establecimientos de salud mental del país.”

“Los problemas de salud mental y violencia intrafamiliar y social han aumentado en zonas urbanas. El problema de morbilidad y mortalidad por suicidios y accidentes de tránsito ha aumentado de manera alarmante en los últimos años. Las tasas de hospitalización más altas corresponden a quemaduras (36%), envenenamientos (33%) y disparos (31%). Las tasas de letalidad más altas se presentan en los disparos (17%) seguidos de envenenamientos (14%) y accidentes de tránsito (12%).”

La tasa de suicidios en el país es de 6,8 por cien mil personas vivas. El director de un hospital de Managua manifestó que “el suicidio es considerado como la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 34 años y, a nivel general, ocupa el lugar once entre las causas de defunciones en Nicaragua.”

Concienciación sobre salud mental

No existe un organismo oficial que coordine las campañas de educación en salud mental. El Ministerio de Salud, las ONG y organismos internacionales como UNICEF, la Organización Panamericana de Salud y la OMS promueven campañas dirigidas a niños y niñas, adolescentes, mujeres y víctimas de violencia, y también a grupos profesionales como maestros y policías.

La reapertura en 2009 de un centro de atención psicosocial en salud mental en el departamento de León, que ha permanecido inactivo durante cinco años, es un indicio de la toma de conciencia por parte del Gobierno. Su puesta en funcionamiento va a ser costosa, ya que, según la psiquiatra responsable: “Estamos levantando el censo real de pacientes con problemas de salud mental para programar la cantidad de medicamentos que vamos a necesitar, y si es posible, aumentar nuestro personal.”