En el portal de las madres solteras o solas seguimos informando sobre la salud mental de la población de América Latina, país por país. La salud o equilibrio mental es uno de los apoyos de las madres solteras para que nuestros hijos crezcan en un ambiente familiar de seguridad y amor. Como dice un experto que citamos en este artículo, si las madres padecen depresión “no están disponibles para los hijos como deberían estarlo, por lo tanto ese niño tiene un alto riesgo de tener problemas de salud mental en el futuro”.

Ocultación de los trastornos de salud mental.

Ocultación de los trastornos de salud mental.

Vamos a ocuparnos de Chile, el país que se extiende a lo largo de más de 4.200 km en una estrecha franja entre la cordillera de los Andes y la costa suroriental del océano Pacífico.

¿Qué es la salud mental?

Según una profesora de la Universidad Santo Tomás, la salud mental tiene que ver con:

  • cómo nos sentimos con nosotras o nosotros mismos
  • cómo nos sentimos con los demás
  • cómo respondemos a las demandas de la vida

Las personas mentalmente sanas aceptan las decepciones de la vida. “Tienen una actitud tolerante, despreocupada, respecto a la propia persona y a los demás. No subestiman ni sobrevaloran sus habilidades. Se respetan a sí mismas. Se sienten capaces de enfrentar crisis. Consiguen placer de las cosas simples de la vida. Se sienten bien con los demás. Son capaces de amar y tener en consideración los intereses de los demás. Sus relaciones personales son satisfactorias y duraderas. Les gusta confiar en los demás y sentir que los otros confían en ellos.”

Diez años de experiencia: 1993-2003

El Gobierno de Chile puso en marcha dos planes de salud mental en 1993 y 2000 (Revista Panamericana de Salud Pública) para el desarrollo de servicios comunitarios de salud mental y para la integración de estos servicios en los servicios generales de salud. Se dio prioridad a las acciones preventivas.

En Chile, los trastornos mentales más frecuentes son: agorafobia (miedo a los espacios abiertos como plazas, avenidas, campos, montañas) 11,1%; depresión mayor 9,0%; distimia (baja autoestima y tristeza) 8,0%, y dependencia del alcohol 6,4%.

En Chile el sistema de salud es mixto (privado y estatal). El público o estatal atiende a la población más pobre, de mayor edad y con mayor carga de enfermedades.

La esperanza de vida al nacer de los chilenos es de 76,7 años. El suicidio es la séptima causa de muerte en hombres.

En el plan 2000-2010 se da prioridad a las siguientes acciones:

  • “promoción de la salud mental y de la prevención de los riesgos
  • atención a los niños y adolescentes en edad escolar con trastornos de atención e hipercinéticos
  • atención a las personas con trastornos mentales asociados con la violencia (maltrato infantil, violencia intrafamiliar y represión política durante el período 1973 – 1990)
  • atención a las personas con depresión
  • atención a las personas con trastornos psiquiátricos graves, especialmente con esquizofrenia
  • atención a las personas con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia
  • atención a las personas con dependencia del alcohol y las drogas.”

Salud mental en mujeres y hombres

Consultar al especialista cuando la vida cambia a peor.

Consultar al especialista cuando la vida cambia a peor.

En 2003 se calculó que el 90% de las consultas en salud mental en centros de atención primaria de Chile correspondía a mujeres. De ellas, el 51% se enfrentaba a problemas de violencia intrafamiliar. El análisis se efectuó en 4 consultorios de la Región Metropolitana de Santiago de Chile, 2 de Valparaíso y 2 de Concepción, con 229 mujeres en edades comprendidas entre 20 y 73 años. De esta estadística no hay que sacar la conclusión de que sólo las mujeres pueden tener trastornos mentales, como estrés, depresión o ansiedad. Sería falsa.

En 2005, un estudio de Isapres señaló que el 24% de chilenos tenía depresión y en mujeres la tasa subía a 31%, siendo que no se gastaba más del 2% del presupuesto de Salud en estas patologías, informó el diario electrónico de la Universidad de Chile. Un psiquiatra del Instituto Neuropsiquiátrico de Chile declaró que la depresión “se da más frecuentemente en mujeres, la depresión pura, también está la depresión bipolar que se da tanto en mujeres como en hombres. Tienden a existir dos temporadas de mayor desarrollo, uno temprano a los 20 o 30 años y otro más tarde en la vida, más allá de los 40 o 50 años.” Resumiendo: 1 de cada 3 mujeres tenía algún grado de depresión.

El profesor fue explícito cuando al manejar la estadística observó un mayor porcentaje de asistencia de mujeres a los servicios de atención mental. “En general en Chile la gente consulta demasiado tarde, sobre todo los hombres y eso es común para todas las enfermedades. La mujer consulta un poco antes y habitualmente sale sobre representada en los estudios, yo no creo que los hombres no estén tan enfermos, solo se da el caso que las mujeres consultan más. Hay que consultar cuando existe ansiedad, cuando se duerme mal, cuando hay problemas de pareja, cuando las cosas no funcionan como ellos lo esperan, eso no es normal y la gente se acostumbra y piensa que es el estrés, pero generalmente se trata de depresión.” El estrés y la depresión inciden a nivel intelectual y en el sistema inmunológico de las personas y elevan el riesgo de cáncer e infecciones.

En la muestra se vio que las mujeres con estudios de postgrado tenían peor salud mental que aquellas que sólo tenían enseñanza básica. Las cifras de 2005 resultaron alarmantes: un 31% de las mujeres de Chile tenían depresión y un 25% de los hombres también la padecían.

El mencionado psiquiatra concluyó: “En cualquier otra enfermedad estaríamos en emergencia sanitaria, es grave para el paciente, para la economía porque la persona rinde menos y es grave para la familia. También es dañino para los hijos de los pacientes, ya que las madres no están disponibles para los hijos como deberían estarlo, por lo tanto ese niño tiene un alto riesgo de tener problemas de salud mental en el futuro.  Estamos hipotecando el país con ese problema sin atacarlo.”

Madre soltera. Chile.

Madre soltera. Chile.

Con la globalización crece el suicido

Aunque en la generación de un acto suicida intervienen varios factores, dos profesores de las universidades de Talca y de Santiago de Chile establecen una relación entre globalización y aumento de suicidios entre los jóvenes de 15 a 34 años:

“La instalación hace más de 25 años en Chile de un modelo de crecimiento económico de mercado cada vez más globalizado, trae una cultura caracterizada por el predominio del libre mercado, el consumismo, el individualismo y la democracia, afectando y generando colisión de valores ente los propios de las comunidades locales y los ‘importados’ o transnacionales.”, publica la Revista Latinoamericana de Psicología en 2006. La globalización trae consigo importantes riesgos de “confusión en la identidad de los pueblos, lo que se reflejaría en problemas tales como depresión, suicidio y abuso de consumo de drogas.” La peor consecuencia de la depresión es el suicidio.

La brecha entre ricos y pobres se agranda cada día más. “En Chile la salud —así como la educación y otros servicios históricamente considerados como ‘derechos’ que debían ser asegurados por el Estado— depende hoy de la capacidad económica de cada quien para comprar su programa de salud a instituciones privadas, quedando reservado sólo a los más pobres entre los pobres la recepción de servicios de salud gratuitos de parte del Estado.”

Salud mental y medios de comunicación

En un seminario de la Universidad de Chile sobre salud mental y comunicación social celebrado en 2007 se dieron orientaciones para que los medios de difusión ayuden a prevenir los trastornos mentales, tales como el suicidio, la depresión, el bulling o violencia escolar y el déficit de atención, informa Universia.

Se abordó el tema del suicidio entre los menores de edad. Después de los accidentes y los tumores, el suicido ocupa el tercer lugar como causa de muerte en la juventud. Un psiquiatra sostuvo que ensalzar los valores de la víctima a través de los medios puede incentivar a otros adolescentes a desarrollar conductas suicidas: “Lo que se debe hacer es enfatizar los problemas que tenía ese o esa adolescente y destacar las formas en que se podría haber evitado que esa muerte ocurriera”.

El experto insistió “en la necesidad de enseñar a las familias, a los compañeros de trabajo y a los amigos a reconocer los síntomas de depresión y a identificar aquellos comportamientos que pueden derivar en un suicidio.”