“El nuevo Código de Familia (Mudawana) resultado de la reforma del anterior por la presión de los movimientos feministas en el país y el apoyo de otros sectores sociales también reivindicativos de mejoras está vigente desde el año 2004. Permite el reconocimiento de la madre como cabeza de familia y facilita algunas cuestiones que antes no eran posibles. Pero, como ocurre la mayoría de las veces, la ley va por delante de los cambios de mentalidad y de ideas. Se hace difícil la labor de sensibilización, la comprensión de una sociedad cambiante, pero paradójica como es la marroquí.”

Visita a la Asociación 100% Mamás, en Tánger.

Visita a la Asociación 100% Mamás, en Tánger.

Transcripción del reportaje publicado por el digital Andalucía Información con fecha 8 de mayo de 2010.

Antonio G. Atienza

No hay que irse muy atrás en el tiempo para ver una situación parecida. La mujer en un segundo plano incluso en los matrimonios “como Dios manda” y la doble moral del marido y amante siempre escondida bajo la capa de la vergüenza para la víctima, que no para el adúltero. Pero nada comparable a la situación de la mujer que fuera del matrimonio, osaba contradecir las leyes establecidas.

No la amante, que también, que era al fin y al cabo una especie protegida dentro del deshonor que lavaba el personaje que se la podía permitir. Pero nada comparable a la madre soltera, repudiada por una sociedad con tantas varas de medir como medios para tenerlas, víctima ella de la sociedad; víctimas los vástagos de la indolencia de los mayores y la crueldad de los niños que se cebaban en su situación como un estigma de por vida salvo que por causa del destino, su suerte cambiara y se pudiera ascender a la categoría de los que se permitían una “otra”. En el caso de que el vástago fuera varón, porque la “hembra” estaba llamada a ser amante.

Eso ocurría por prerrogativas de un régimen político en el que el nacional-catolicismo era la llave sobre la que giraban las relaciones sociales y de todo tipo, un régimen que al final se demostró pasajero -no así cuando sentaba mando en plazo, que parecía eterno-. O sea, nada comparable a lo que ocurre en la actualidad en Marruecos, en un régimen religioso. Y ya se sabe que Dios, Alá para ellos, es eterno y con la Iglesia hemos topado.

Ser madre soltera en Marruecos es como lo era en España hace poco tiempo pero a lo bestia, con una sociedad que le da la espalda hasta en lo más básico y si en España al menos quedaba el regazo de los padres más comprensivos, allí son repudiadas por sus propias familias, enquistadas en el gueto del desamparo más absoluto, y todo ello en constante contraste con una sociedad que dicen que está cambiando, pero a la que le queda mucho por cambiar.

“La situación social en Marruecos está experimentando numerosos cambios en los últimos años, detectándose un incremento del entramado asociativo, como son las organizaciones que trabajan en el ámbito de la emigración e inmigración, de la infancia y menores, de los vecinos, de las mujeres, del paro, ecologistas o de defensa de los derechos humanos”, dicen desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en San Fernando. “Hay una sociedad civil que no cesa en su empeño de lucha y búsqueda de transformaciones que se hacen imprescindibles”.

Esa sociedad civil es la que ha puesto en marcha la Asociación 100% Mamás que nace con la intención de atender al colectivo de las madres solteras, que suman a su extrema vulnerabilidad la de sus hijos.

El Islam prohíbe las relaciones sexuales fuera del matrimonio, el hecho de la maternidad en soltería se convierte en un estigma pesado y duro de soportar en una sociedad que intenta dar la espalda a realidades que evidencian que la vida es mucho más que las intenciones y las leyes, que la moral social y las creencias, que la vida tiene muchas realidades diferentes, dice Cristina Luna desde APDHA en San Fernando.

“Una madre soltera en la sociedad marroquí hasta ahora, es una proscrita, casi una delincuente, una mujer con miles de trabas, es rechazada y con ella su criatura. La Asociación 100% Mamás es la única asociación en Tánger que trabaja con madres solteras, la única del país que acoge a las mujeres solteras embarazadas aunque ya tengan más hijos”. Algo, pero poca cosa.

Acogida temporal y asesoramiento

La Asociación 100% Mamás ofrece un hogar de acogida temporal para diez madres y bebés; una guardería de día para las madres en periodo de formación o que ya trabajan y un espacio de escucha, de orientación, de mediación y de acompañamiento jurídico y sanitario. También ofrece orientación y reinserción laboral; reconciliación familiar, en los casos posibles y deseados por las usuarias y sensibilización preventiva de las usuarias y de mujeres en situación de riesgo de temas como conocimiento del cuerpo y de los órganos sexuales, prevención de embarazos no deseados, de enfermedades de transmisión sexual, preparación a la maternidad, relación madre/hijo e información jurídica de sus derechos y los de sus bebés. (leer más)

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org