Algunas madres quizá lo habían intuido. Un estudio científico lo está confirmando.

Madres con una dieta sana y una buena condición física benefician a sus bebés.

Madres con una dieta sana y una buena condición física benefician a sus bebés.

Un estudio reciente realizado por neurocientíficos de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos y publicado por 20minutos.es ha revelado que las dietas de las embarazadas no sólo sensibilizan al feto a determinados olores y sabores, sino que además cambian físicamente el cerebro de los niños, condicionando lo que estos comerán y beberán en el futuro.

En la investigación, los científicos analizaron a ratones y descubrieron que el sentido del olfato de estos se modificaba en función de lo que sus madres habían comido durante su embarazo. Cambios significativos en la estructura del cerebro de los ratones implicada en el procesamiento de las señales olfativas también fueron constatados. La razón de estos cambios radicaría en que los olores presentes en el líquido amniótico del útero de la madre afectan al desarrollo del sistema olfativo de los hijos, explican los investigadores.

Según ellos, los resultados obtenidos señalan la enorme importancia de seguir una dieta saludable y de restringir el consumo de alcohol durante el embarazo y la crianza. Si las embarazadas beben alcohol, sus hijos se sentirán más atraídos hacia él en el futuro. Si, por el contrario, siguen una dieta sana, los hijos harán lo mismo más adelante.

Procedencia de la información:
El Nuevo Día (Puerto Rico)
Dieta de las madres afecta el gusto del bebé

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org