El narcotráfico, flagelo en La Costanera. “Los casos de abusos sexuales no pueden ser contabilizados, ya que en el dispensario no hay ginecólogos” afirmó un pediatra el CAPS ubicado en Costanera Oeste. Los abusos en las adolescentes pueden desprenderse del alto porcentaje de mujeres que son madres a los 16 y 17 años. “La gran mayoría de adolescentes son madres solteras a esa edad”, concluyó.

ATENCION PRIMARIA. La mayoría de los Caps de la zona reciben pacientes de hasta 17 años que buscan desesperadamente métodos anticonceptivos.

ATENCION PRIMARIA. La mayoría de los Caps de la zona reciben pacientes de hasta 17 años que buscan desesperadamente métodos anticonceptivos.

Transcripción de la noticia publicada en el digital La Gaceta con fecha 28 de julio de 2010.

El 90% de los chicos no conoce a su padre

Las adolescentes son violadas o entregan su cuerpo por drogas, por lo que muchísimas de ellas quedan embarazadas de los dealers. Los médicos reconocen que la situación es muy delicada. Advierten que muy pocas mujeres radican las denuncias.

No dimensionan lo que les está pasando. Cotidianamente, son abusadas por hombres que se aprovechan que están bajo los efectos del “paco”. Y sus madres prefieren negar la situación de sus hijas. Por eso, no realizan denuncias y no buscan atención médica en los CAPS de la zona.

El pediatra Raúl Olivera, encargado del turno tarde del CAPS ubicado en Costanera Oeste, en la capital, afirmó que los casos de abusos de sexuales no pueden ser contabilizados, ya que en el dispensario no hay ginecólogos. “En los diez años que estoy aquí tuvimos tres o cuatro especialistas, pero no están más de cuatro meses”, comentó. Según el médico, no ven muchas mujeres en situación de adicción. “La mayoría son varones”, dijo. Sin embargo, los abusos en las adolescentes puede desprenderse en el alto porcentaje de mujeres que son madres a los 16 y 17 años. “La gran mayoría de adolescentes son madres solteras a esa edad”, dijo Olivera.

Del otro lado del río Salí, en el barrio Soldado Tucumano el CAPS cuenta con dos ginecólogos, uno por la mañana y el otro por la tarde. El médico Armando Pérez de Nucci expresó que en el 90% de los casos no se conoce la identidad de los padres. “El ’paco’ es una realidad que no llega casi al dispensario. Tal vez porque sea muy chico y comprende a una zona muy grande”, afirmó.

Según Pérez de Nucci, el abuso sexual en esos barrios no es una situación extraña. “Socialmente, el abuso tiene distintas caras. En éste tipo de realidad social tan complicada, no se manifiesta como en otros lugares. Mucha gente lo esconde, e inclusos para algunos no lo consideran como algo aberrante”, consideró el ginecólogo. Además, Pérez de Nucci comentó que por mes atienden 400 casos de anticoncepción. “Son mujeres que llegan a pedir alguno de los instrumentos que provee el CAPS”, manifestó.

“Si bien uno no puede certificar que hayan ocurrido casos de abuso, se pueden intuir”, dijo Verónica Alí, quien estuvo a cargo del CAPS Soldado Tucumano hasta mediados de 2009. La médica afirmó que escuchó casos significativos durante los cuatro años que trabajó allí, pero que no le tocó atender ninguno de ellos.

Según Alí, la atención a la problemática del “paco” es algo que el sistema de salud le debe a la comunidad de La Costanera. La médica considera que debe organizarse una respuesta en el lugar. “Recuerdo que algunas madres eran derivadas al hospital Avellaneda, que es nuestro de referencia, pero a veces no tenían dinero para trasladarse junto a sus hijos hasta allí”, comentó

El psicólogo Omar Assán, del CAPS de la Costanera Oeste, afirmó que no le tocó tratar adictos. “Si recibí a madres que me consultaron por hijos e hijas que consumen”, dijo.

La temprana maternidad de las adolescentes alarma a los especialistas. “Son mamás jovencitas. El problema comienza cuando a los tres o cuatro meses, cuando el chico requiere más atención, ellas vuelven a la escuela o comienzan a buscar trabajo”, dijo Olivera. Pérez de Nucci considera que las cifras de embarazo adolescente, aunque son muy importantes, es una problemática nacional. “La adicción no es una enfermedad del chico, es una patología de la familia y de la sociedad”, expresó Alí.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org