Así lo afirma Susana Maidana, doctora en Filosofía.

Transcripción del artículo publicado por el digital tucumano La Gaceta con fecha 3 de agosto de 2010.

Susana Maidana.

Susana Maidana.

“La Biología no asegura el cumplimiento del rol de madre o padre”

Una de las más grandes conquistas de la modernidad fue precisamente mostrar que la sociedad y el Estado político se originan en un pacto en el que media el lenguaje. Gracias a lo cual los hombres eligen salir de un estado natural para pasar al estado civil, con el fin de defender su vida, libertad y propiedad.

Las sociedades no siguen un curso lineal, sino que atraviesan por rupturas y saltos. Están constituidas por una pluralidad de sujetos, una pluralidad de seres deseantes, y los deseos son también producto de una construcción social. Baste pensar en la impronta de los medios masivos de comunicación, que direccionan lo que la gente desea: alimentos, tecnologías, costumbres, creencias.

Desde fines del siglo XIX la filosofía mostró que el poder es una relación y quienes lo detentan pautan conductas, modelan deseos y reglamentan cómo la condición humana debe pensar, actuar, relacionarse con su cuerpo, con sus sentimientos, a través del discurso escolar, gubernamental, religioso, científico, mediático. Todos esos mandatos se naturalizan y se convierten en “normales”, aun cuando su origen es cultural. El término familia se construye también a partir de determinadas matrices ideológicas, creencias, ideas.

Nadie nace padre o madre. Esos roles se aprenden y modifican con el curso del tiempo. La Biología no asegura el cumplimiento del rol de madre o padre, y las pruebas están a la vista.

Quiero recuperar las voces de los curas de la Diócesis de Quilmes que dicen: “en nuestros barrios hay muchos pibes y pibas que nacen y crecen con madres solteras, a cargo de tías y abuelas, de gente sincera, que realizando la función materna y paterna, les garantiza el afecto y el cuidado necesario para la vida”. ¿No será necesario revisar entonces el concepto de familia, defendido detrás de slogans discriminatorios a la condición homosexual? ¿No han generado los pretendidos “sanos”, matrimonios heterosexuales “sanos” por el sólo hecho de ser hétero, situaciones disfuncionales, abandono de hijos, abusos y violaciones a la vida?

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org