Sus familias con frecuencia no pueden pagar la fianza para que salgan en libertad. Los jueces les imponen penas mayores que a los hombres. Las madres necesitan programas sociales y reinserción laboral, no condenas de privación de libertad. Los hijos de madres pobres y madres solteras o solas sufren las consecuencias de una justicia que no apuesta por la pena alternativa.

¿Qué es la pena alternativa? Se define así la facultad de los jueces para imponer sanciones que no supongan separar a la madre de su familia y de sus hijos. Las penas alternativas pueden ser constructivas, es decir, que la condena no sea un castigo sino una forma de reinserción en el medio social. En la mayoría de casos la mujer comete delitos menores a causa de la pobreza extrema o la escasez de recursos. El Estado no atiende las necesidades básicas de esas madres solas y sus hijos, ni aplica programas de ayuda económica o de inserción laboral.

El castigo a la madre es siempre un castigo a los hijos.

El castigo a la madre es siempre un castigo a los hijos.

Con fecha 20 de mayo de 2010, el digital El Sol de Tijuana publica un artículo sobre la liberación de madres solteras con motivo del Día de la Madre. Eso no es un acto de justicia. Es un acto de caridad. Una forma de lavar la cara a la injusticia implantada en los juzgados por leyes también injustas, ante la situación extrema en que viven muchas madres solteras y solas, que son separadas de sus hijos para cumplir condena entre las cuatro paredes de una cárcel.

Liberarán a siete madres solteras

Néstor Cruz

Tijuana.- Al menos siete madres solteras y abandonadas por sus familias, que actualmente purgan condena por delitos menores como robar para comer, serán puestas en libertad hoy por la tarde al pagar su fianza por parte de la regidora Elma Acosta Chávez, presidenta de la comisión de Equidad y Género del Cabildo, reveló la propia edil.

En entrevista, la funcionaria municipal recordó que en su primer año en funciones, el ocho de mayo del 2008, logró la liberación de 30 internas de la Penitenciaría de La Mesa, en su mayoría, madres solteras que por su pobreza se vieron envueltas en delitos menores y no tuvieron para pagar multas que oscilan de los dos mil a los siete mil pesos.

En el segundo año, durante el 2009, señaló, fueron 13 mujeres y dos hombres a quienes lograron liberar al pagar su multa y su fianza por delitos menores, pero en esta ocasión, dijo Acosta de Mendívil, descubrió que en muchos casos, las mujeres purgan condenas más altas y tienen multas también más elevadas que los hombres por delitos iguales lo cual fue calificado como discriminación sexual.

Para este año, comentó, tuvo la necesidad de acudir con cada juez de los juzgados de lo penal para que los magistrados le informaran de las mujeres que pudieran alcanzar una fianza por delitos no graves.

Tras el contacto con los jueces, relató, trabajadores sociales platicaron con las internas para determinar su condición bajo las que se les sometió el proceso y las reales causas de su delito.

“En algunas ocasiones nos encontramos que una mujer por haber acompañado a una amiga en un carro robado, resultó presa, y otros casos en los que directamente no tuvieron una responsabilidad por los delitos”, acotó.

En su trabajo, dijo la edil, también se comunicó con los familiares de las internas para saber si éstos tenían deseos de que regresaran, pues en años pasados se topó con tres casos donde los familiares pidieron explícitamente no liberar a las mujeres.

Durante esta ardua labor, reveló, encontró que había algunas madres solteras que en los meses que habían purgado condena nadie, ni sus hijos ni familiares cercanos habían ido a visitarles, esto por varias causas, pero una de ellas fue por la pobreza extrema que envuelve a la familia.

Esta misma pobreza, añadió, ha causado que mujeres las cuales podrían salir al pagar multas de dos mil 500 pesos o similares, no estarían limitadas de su libertad, pero es tanta la necesidad en algunas familias que en ocasiones ni para eso tienen.

Por tales motivos, expuso Acosta Chávez, fue que se dispuso a crear esta costumbre cada año en el marco de la celebración del día de la madre, donde busca liberar el mayor número de madres solteras para reencontrarlas con su familia.

En esta ocasión, serán siete mujeres a las que pagará fianza y multa durante la mañana de hoy, para que en el transcurso de la tarde se dé su liberación y ella personalmente las lleve con su familia a su reencuentro.

Te recomiendo que enlaces con los artículos siguientes,  escritos por Calendula para la web yosoymadresoltera.org:

Madres solteras y cárcel. Situación penitenciaria de la mujer en España

Madres solteras reclusas. Situación penitenciaria de la mujer en Latinoamérica

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org