En los informativos de televisión y en las primeras páginas de los periódicos raramente aparecen noticias sobre los suicidios. Se ha constatado que, cuando se da publicidad a tales hechos, por mimetismo se incrementa el número de intentos de suicidio.

Con la violencia machista se pensó que pasaría algo semejante, pero HA SUCEDIDO TODO LO CONTRARIO.  Por ello tenemos que hablar claro sobre los beneficios de publicitar los intentos de asesinato, los asesinatos consumados y las denuncias por malos tratos cuando la víctima es una mujer y el agresor un hombre próximo a ella, normalmente pareja o marido y ex pareja o ex novio o ex marido.

Las agresiones con resultado de muerte o lesión física y psíquica tienen que ser castigadas con duras penas de cárcel, hacer público el nombre del agresor y aislarle socialmente para que desista.

Los actos contra las personas (o contra el medio ambiente, o contra la salud, o contra…)  tienen que estar contemplados en el código penal y los jueces deben aplicarlo con el máximo rigor. No sirve para nada aprobar una ley que luego no se aplique o que se le pongan obstáculos, se interprete a la baja, o no se investigue el acto con la diligencia que merecería.

Algunos medios desvelan la identidad de la fallecida, pero no la del agresor.

Algunos medios desvelan la identidad de la fallecida, pero no la del agresor.

Estudio universitario

Dos análisis de la Universidad de Alicante han demostrado que en España la difusión de las noticias por televisión, radio y prensa contribuye a disminuir las agresiones sexistas. Carmen Vives la investigadora principal, afirma que los medios están cumpliendo, pero “advierte de que algunos todavía informan de manera sesgada. Dar voz a testimonios irrelevantes, como los vecinos, con su frase tipo ‘eran los dos muy normales’ o desvelar la identidad de la fallecida, pero no la del agresor, son errores comunes en los relatos periodísticos. ‘Se da a entender que el agresor también es víctima y eso no se puede permitir’.

Precisamente en contra de esa percepción salieron a la calle hace unos meses las amigas de Laura Alonso, asesinada a finales de agosto en Toén (Ourense) a manos de su ex pareja. Protestaban por el tratamiento ‘injusto’ del suceso en televisión, ya que en algunas cadenas, dicen, se dio a entender que la víctima ‘se lo buscó’.”

De hecho, concluye el estudio, la disminución de las agresiones machistas se observa en mayor medida cuando se publican las políticas del Estado entorno a la violencia de género (reforma del código penal, juicios rápidos, creación de salas especializadas en violencia doméstica, protección de la víctima y sus hijos, atención policial especializada, orden de alejamiento del agresor e intervención del juez en la custodia de los hijos y el régimen de visitas, etc.), antes que publicando los sucesos.

Violencia doméstica en Puerto Rico

Recientemente, una senadora ha denunciado que “Este Gobierno no solamente ha desmantelado la Oficina de la Procuradora de las Mujeres a través de los despidos efectuados en las pasadas semanas, sino que continúa atacando las iniciativas que se encaminaron en otras administraciones, las cuales son de beneficio tanto para la mujer como para las familias puertorriqueñas que reciben servicios de esta Oficina”.

Agregó que “la falta de fondos no puede seguir siendo la excusa, porque cuando quieren, ha aparecido el dinero. Esto es otro duro golpe a las víctimas que han tenido la valentía para denunciar a su agresor, que no puede ser justificado”.

De este modo el veto del gobernador envía un mensaje equivocado a las que todavía viven la dolorosa situación de violencia en su hogar, de que el Gobierno no te va a apoyar luego de que tomes la difícil decisión”.