¿Estar a solas con el bebé después del parto? ¿Besarle y hablarle y  a continuación avisar a familiares y amigos? No es nada frecuente, pero la vida es así, sorprendiéndonos cada día. La intimidad de madre e hijo en esta historia que nos cuenta una mamá soltera.

"Acá le puedo dar una vida mejor y seguro que más tranquila a nivel seguridad."

"Acá le puedo dar una vida mejor y seguro que más tranquila a nivel seguridad."

SILVINA ESCRIBIÓ…

Hola. Encontré tu página porque estaba mirando las noticias de la ludoteca gratuita de Amasbe. Como te imaginarás, vivo en Benidorm.

Creo que mi situación es bastante diferente del resto de las mamás. Yo soy mamá soltera por elección. El papá de mi bebé no era buena persona, vivía de mentiras y engaños, y cuando quedé embarazada, solo una vez le di la oportunidad que cambie. Y no lo hizo, como era de esperar. Y ahí mismo le di 2 semanas para que saque todas sus cosas del piso (solo convivíamos, no estábamos casados).

Así que ahí quedé, sola, tranquila y en paz, acompañada de muchos amigos y amigas que admiran mi coraje, embarazada de 3 meses.

El día que mi hijo nació, me fui yo sola en el coche hasta el hospital, tuve mi bebe sin avisar a nadie, y luego comencé a dar las buenas nuevas una vez que estábamos los dos tranquilos en la habitación… Es verdad que yo soy bastante especial, soy muy mía y en ciertas cosas no me gusta sentirme invadida.

¡Vaya sorpresa en mi trabajo!!! ¡Si había estado trabajando hasta el día anterior (fui tan organizada que el peque nació en mi día libre, jajaja)!

Toda mi familia está en Argentina. Yo estoy en Benidorm sola, pero tengo mucha gente que me quiere. Quizás ellos hubiesen esperado que yo les diga que quería que vengan a acompañarme o ayudarme… pero mi explicación fue que yo no estaba ni triste, ni deprimida ni angustiada. Yo esperaba a este bebé con una alegría inmensa, y quería disfrutarlo 100%, por eso preferí estar sola con él.

¡Quien sabe! Quizás éste es mi único bebé, así que decidí estar sola con él, aunque eso me signifique noches de dormir poco, escapadas de 3 minutos al supermercado, depilarme en horas impensadas, ducharme con la puerta abierta, etc.

Ahora mi bebé tiene 18 meses, y a pesar que ya fui 2 veces a Argentina con él, nunca pensé en quedarme allí, creo que acá le puedo dar una vida mejor, y seguro que más tranquila a nivel seguridad. Puedo decir que soy una afortunada, tengo un trabajo que me gusta, una señora que cuida con amor al peque cuando yo no estoy, buenos amigos, y puedo darle a mi niño un buen nivel de vida, comprándole cositas lindas y llevándolo de paseo.

El apellido del bebé y la pensión alimenticia

Más allá de mis problemas con el papá de mi bebe, yo siempre dejé por delante que él tenía total libertad de ver a su hijo, que yo nunca le pondría ninguna objeción (siempre que sea sanamente, claro) y todas las ventajas posibles para que él y su hijo tengan la mejor relación posible en base a lo que nos toca vivir… Con esto me refiero a que si él no quería verme a mi, yo le hubiese dado la posibilidad que lo lleve alguna amiga mía a encontrarse con el, etc.

Madre e hijo: como dos nubes.

Madre e hijo: como dos nubes.

Por otro lado, desde el comienzo nunca le exigí la pensión de alimentos, porque yo sé que quien tiene obligaciones, tiene derechos, y ahí viene el punto en el que yo soy inflexible… Yo no quería que él tenga ningún derecho, porque no lo creo una persona con la capacidad de poder dividir los problemas de los grandes, con las culpas o no culpas que tienen los niños…

Entonces yo fui tajante en una cosa: el niño llevaría mi apellido, de manera que yo decido sobre él.

Entenderás que siendo de Argentina, siempre está la posibilidad de viajar allí a ver a nuestra familia… y yo no quería tener que estar pidiéndole un permiso, aprobado por el juez, etc., etc… Mi hijo es mi hijo, yo lo cuido, lo amo y decido sobre lo que hago con él.

Parece que el tema del apellido fue justo la excusa que él buscaba para esfumarse por completo. Y así fue que un día de mi 4to mes de embarazo, después de una discusión por mail por este tema, el padre de mi bebé despareció para siempre.

Él no supo del día que nació su hijo, no sabe nada de nada, nunca llamó, ni escribió… desde ya que nunca lo vio, ni él ni nadie de su familia, porque nadie se comunicó.

En fin, quería que quede claro el punto que a mí me hubiese encantado: que mi hijo tenga una excelente relación con su papá. Incluso yo conservo buenos recuerdos de él, y tengo algo que si no hubiese sido gracias a él, hoy no tendría. Lamentablemente no fue así. Él decidió regresar a Argentina y nunca escribió ni se comunicó. Y a pesar que supo ambas veces que estuvimos allí, nunca intentó el menor acercamiento.

Yo, ya te digo, no me puedo quejar, vivo bien, tengo un buen trabajo, tengo mucha gente que me quiere y me ayuda, y hago todo por mi hijo, tratando de darle la mejor calidad de vida. Sé que hay vacíos que no voy a llenar ni con un viaje, ni con un quad a batería ni con nada en el mundo, pero bueno… todo eso es parte de mi amor hacia él, y trataré de darle amor x 2.

Quisiera por este mail darles ánimos a quienes se sientan solas. Lo mejor que la vida pudo darnos es nuestro/s hijo/s, así que disfrutemos día a día porque tenemos ese privilegio de verlos crecer y abrazarlos cada mañana.

Bueno, creo que eso es todo por ahora… sentí la necesidad de escribir esto. Les dejo mi cálido saludo.