Gabriela escribió…

“Hola, me da mucho gusto que haya este tipo de páginas, ya que hay veces que no tenemos con quien desahogarnos.

Tengo 28 años y un bebé precioso de 10 meses con un hombre casado. Creo que mi hijo no le interesa, porque dice que no tiene tiempo para verlo. Eso me duele demasiado, no sé que hacer. Hace dos semanas tomé la decisión de ya no tomar más sus llamadas. Me duele mucho, pero solo quiero lo mejor para mi hijo. Y si lo mejor es que se aleje,  aunque me duela, lo voy a hacer.

Él tiene 3 hijos con su esposa y me dice que todos son iguales y que su esposa sabe que lo tiene que ver, pero yo no le creo, porque demuestra lo contrario. Y eso me duele.  Solo quiero que me den algún consejo y tomar valor y sacarlo de mi vida y de mi hijo. Si a él no le interesa, no quiero verme egoísta con mi hijo. Por eso pido me den algún consejo.”

Esa chica puede tener una relación con un hombre casado. Está sola.

Esa chica quizá tiene una relación con un hombre casado. Está sola.

Respuesta de Calendula

Querida Gabriela, el hombre casado del cual nos hablas no deja de llamarte, dices. Y si te llama no es para ver al niño. Así podemos deducir que sólo está interesado en ti. No quiere que te alejes de su vera, pero tampoco facilita que te vayas. ¿Serás tú, verdad, quién ponga fin a esa relación?

Ante todo está su comodidad. No te quiere a ti ni quiere al niño. Solo desea sentirse complacido. A él no le falta de nada: una esposa y unos hijos en casa (la familia oficial, la que aguanta todo), y una chica joven con el hijo de ambos que atiende todas sus llamadas, aunque después le llore su falta de interés, sus promesas incumplidas o su capacidad de sortear las dificultades con una mentira tras de otra…

Tu caso es casi igual, o con frecuencia idéntico, a otros miles de casos de chicas que tienen una relación amorosa con un hombre casado. Sabemos bien que los sentimientos de amor y apego son tan fuertes que la mujer pierde sus mejores años tras un hombre que solo piensa en su autocomplacencia.

Él no se va a ir. Lo has dicho muy claro: “Solo quiero que me den algún consejo y tomar valor y sacarlo de mi vida y de mi hijo.” Así que, cuando lo tengas bien claro, vas a dejarlo tú.

Creo que habría que separar la relación que él pueda sostener en el futuro contigo y el deber que tiene hacia su hijo. Si él, de verdad, quiere a tu niño de 10 meses igual que a los otros tres nacidos de su matrimonio, debe visitarlo con cierta frecuencia. Tienes que entender que el chantaje a que te somete ahora de modo encubierto solo te perjudica: “si puedo verte a ti, también veo al niño”; “si no me permites verte, tampoco el niño sabrá nada de mí”.

Sé fuerte (esta es mi opinión), aléjate de él cuando estés preparada y hayas recapacitado lo suficiente, y déjale bien claro que tiene que estar al lado de su hijo, para que a éste no le falte cariño ni soporte privaciones.

Un niño de madre soltera con un padre casado tiene los mismos derechos que cualquiera: ver a papá, jugar con él y sentir su cariño. Un hombre casado sabe ser un buen padre con los hijos matrimoniales y extramatrimoniales. Así que, si permites que sea sincera contigo, el día que te separes del hombre casado, deja que tu hijo siga frecuentando a su padre. No hay que negar al niño su derecho. Otra cosa sería que el hombre casado cortara contigo y con el hijo al ver que no puede tener relaciones sexuales. En este supuesto, sólo puedes pedirle la manutención y el reconocimiento de su paternidad. Supongo, por el modo como planteas el caso, que él no ha reconocido legalmente al hijo que tuvo contigo.

Resumiendo, el deber de un hombre casado es ocuparse de su hijo, aunque sea extramatrimonial, y reconocerlo ante al registro civil. Y lo más recomendable para la salud psíquica de la madre es rehacer su vida, sea con otra pareja o como madre sola. Vivir con presiones y chantajes no es vivir.

Empieza a prepararte, Gabriela. No estarás sola, cuando recuperes la libertad. Nosotras nos encaramos a luchas semejantes.

Un beso.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org

Enlace relacionado:
“SOY LA AMANTE DE UN HOMBRE CASADO”. Hablemos claro sobre si es amor o no es amor