¿Hacia la belleza real?
Por Carolina Escudero
Publicado en Artemisa Noticias
3 de septiembre de 2009

En la Argentina, se estima que algo más del 50 % de la población adulta tiene algún grado de exceso de peso. Entre el 15 y el 20 % de ellos son obesos y el resto no alcanza este nivel pero su peso está por encima de lo indicado. En los niños de hasta 5 años se llega a valores de hasta un 5% para obesidad según las regiones. En tanto, entre los infanto-adolescentes, los valores oscilan entre un 10 y un 17%.

"Al fin alguien que se parece a mí".

"Al fin alguien que se parece a mí".

En Estados Unidos, la edición de septiembre de la revista Glamour abrió una vez más el debate sobre los patrones de belleza en el mundo de la moda con la publicación de la foto de una modelo que no representa los estándares conocidos. Las reacciones por parte de las lectoras no tardaron en llegar y, en su mayoría, fueron positivas.

La modelo californiana Lizzie Miller, de 20 años, 1,80 centímetros de estatura y con una talla 44-46 es quien levantó todo tipo de pasiones entre los y las lectoras de la revista estadounidense. Por su parte Cindi Leive, editora jefa de la revista, admitió que Lizzie no tiene los parámetros estándar de las habituales tops, como Kate Moss o Gisele Bündchen y precisó ‘tenemos que reconsiderar la selección que hacemos de nuestras modelos’.

Para las lectoras de la publicación esta fotografía representa a ‘una mujer normal’. En el blog de la revista se pueden leer frases como ‘al fin alguien que se parece a mí’, o ‘amo a la mujer de la página 194’ así como agradecimientos a la publicación por esta decisión editorial.

Frente a este tema, María José Grillo, directora editorial de Cosmopolitan argentina opinó que ‘este planteo no es nuevo: hace ya unos años que se discute si el ideal de belleza que promueven los medios está tan alejado de la realidad que incluso es la causa del aumento de los desórdenes alimentarios en jóvenes de todo el mundo. Sin embargo, más allá de que existe conciencia respecto de los riesgos de presentar mujeres excepcionalmente bellas como prototipos, no es mucho lo que se ha avanzado’.

Si bien no es una novedad lo que propuso Glamour, las reacciones de las lectoras estadounidenses continúan llegando al blog de la revista que ya superó las 200 mil visitas. En estos días la modelo fue invitada a diversos programas televisivos de su país y la publicación está considerando la posibilidad de contar con su presencia en próximos números.

Según Grillo ‘mientras las lectoras aplauden la aparición de imágenes aisladas de lo que llaman ‘mujeres reales’, lo más probable es que no estén muy interesadas en consumir siempre revistas o productos asociados con imágenes de personas ‘imperfectas’. Lo tolerable es algún grado de imperfección, nada que derrumbe por completo el ideal de belleza socialmente aceptado. Por ejemplo, la modelo de la cual se está hablando, Lizzie Miller, en realidad es bella. Su cuerpo no está tonificado y tiene un par de kilos más que sus colegas delgadísimas, pero esa es toda su ‘anormalidad’’.

Desde Los Ángeles, California, la periodista de televisión Jessica Louise Miller contó a Artemisa Noticias que ‘todos los artículos sobre esta modelo en Internet son sorpresivamente muy positivos. Sin embargo nuestra sociedad parece obsesionada con lucir delgada y esto no cambiará de la noche a la mañana. Artículos y mujeres como Lizzie Miller están ayudando en la forma en la que nuestra sociedad observa a la belleza’.

Esta obsesión se puede observar en cifras. Según un informe publicado por la Universidad de Chicago se calcula que del 0,5 al 3,7 por ciento de las mujeres estadounidenses padecen anorexia y del 1,1 al 4,2 por ciento sufren bulimia en algún momento de su vida. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar algún trastorno alimentario que los hombres.

‘Considero maravilloso que la revista Glamour continúe publicando acerca de la belleza ya sea con mas o menos kilos (…). No olvidemos que durante los 90’ el look de la modelo con aspecto de drogada era muy popular mientras que en la actualidad son cada vez más las empresas que convocan a mujeres con más curvas, creo que estamos haciendo un progreso’, concluyó Miller.

Grillo también explicó a Artemisa que ‘en los 90, muchas producciones de moda mostraban chicas ojerosas, flaquísimas, lánguidas y hasta en situaciones que simulaban el después de una fiesta en la que se había cometido más de un exceso. Cosmopolitan fue uno de los pocos medios femeninos líderes que no adhirieron a esa estética. Y todavía seguimos rechazando las fotos con modelos de brazos o piernas esqueléticos porque entendemos que la extrema delgadez es tan perniciosa para la salud como un marcado exceso de peso, así que no tenemos interés en promover ninguno de los dos estados’.

La Directora editorial de Cosmopolitan argentina precisó que la revista tiene una concepción estética similar a la estadounidense: las modelos tienen que ser mujeres saludables que se muestren felices con sus cuerpos y  vidas. ‘Sin embargo, es difícil encontrar modelos que luzcan sus curvas naturales. Algunas tienen una masa corporal tan baja que hasta les falta el pelo’, advirtió Grillo.

‘Es muy difícil lograr que los fotógrafos y las productoras entiendan que en una producción para Cosmopolitan los cuerpos desgarbados y las miradas vacías no tienen cabida. Lo que se pide es miradas a cámara, sonrisas y cuerpos saludables, algo que no es lo habitual en otras revistas femeninas. Hemos cortado las colaboraciones de algunos fotógrafos que se negaron a trabajar con modelos con curvas y quisieron imponernos la estética de la languidez’, contó Grillo. Leer más