Creados para prestar atención especializada a las mujeres sobrevivientes de violencia y a las familias de las asesinadas, los tribunales especializados buscan impartir la justicia en un tema que, hasta el día de hoy, ha sido tratado con desventaja para las mujeres y a favor de los hombres.

Los tres tribunales establecidos con tal propósito en Guatemala responden a la vigencia de la Ley contra el Femicidio y otras formas de Violencia contra la Mujer, promulgada hace dos años y medio en el país, donde cada día son asesinadas dos guatemaltecas, al mes fallecen 50 de forma violenta y en 10 meses, 577; la mayoría por arma de fuego, arma blanca, violencia intrafamiliar y estrangulamientos.

Violencia contra la mujer.

Violencia contra la mujer.

Ana María Rodríguez, jueza presidenta del tribunal, recién inicia su trabajo en este tema, pero está dispuesta a hacer de este un juzgado que aliente a las mujeres a denunciar la violencia que padecen.

¿Cómo se ha tomado la noticia de la creación de un juzgado especializado de femicidio y violencia contra la mujer en Guatemala?
Ha creado bastante expectativa por la palabra especializados y, en un país como el nuestro, nosotras -las juezas- hemos percibido un clima de mucho recelo ante la existencia de juzgados especializados en materia de justicia para mujeres: nos preguntan por qué no un juzgado para hombres.

¿La oposición a estos tribunales especializados hará difícil el trabajo?
Hay un sector con expectativas de que funcionarán bien; otros no lo desean así. Sabemos que será difícil, debido al mismo círculo de la violencia hacia la mujer que explica, en parte, que en casi todos los procesos prevalezca el desistimiento, porque hay miedo, presión, culpas y dependencias económicas; en fin, todo lo que encierra el círculo de violencia.

Aunque es prematuro ¿qué resultado espera de este tribunal especializado?
Ofrecerles un mejor acceso a la justicia a las mujeres víctimas de la violencia, porque los golpes, los gritos, las violaciones hacia ellas se han invisibilizado.

El machismo no permite entender por qué la creación de un juzgado especializado para mujeres víctimas. Y no se entiende ni se comprende, porque la violencia es parte de esa cultura machista, en la cual se ve normal.

Esperamos que las mujeres tengan más acceso a la justicia, que las agresiones disminuyan, que las guatemaltecas vivan una vida libre de violencia.

¿Cuál cree que sea la forma de violencia que conocerá mayormente este tribunal?
La física, que es la más común; en segundo lugar, el femicidio o la muerte violenta de mujeres y, en tercero, la violencia sexual, si está relacionada con una historia de violencia.

¿Qué críticas han recibido?
Se cuestionan que sea un juzgado de feticidios o un tribunal integrado por juezas, para atender casos de mujeres. Prácticamente entendemos ese rechazo, porque hemos crecido en esa cultura machista y quienes hemos ahondado en la teoría de género entendemos el mismo desconocimiento e ignorancia, el querer cerrar los ojos al hecho de que vivimos en una sociedad donde la mujer es violentada todos los días, en todos los ámbitos, y las profesionales no escapamos de eso.

¿En cuánto tiempo considera que dictarán su primera sentencia?
A finales de enero de 2011.

Un día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres

El 25 de noviembre fue declarado el Día Internacional para la Eliminación de Violencia contra las Mujeres en el 1er Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, celebrado en Bogotá, Colombia, entre el 18 y el 21 de julio de 1981. Los “encuentros feministas” son congresos de feministas de América Latina en los cuales se reúnen, cada dos o tres años, en uno de los países de América Latina con el fin de intercambiar experiencias y reflexionar sobre la situación del movimiento de mujeres. En el primer Encuentro, las mujeres sistemáticamente denunciaron todas las formas de violencia, desde la violencia de género a nivel doméstico y la violación y el acoso sexual hasta la violencia perpetrada por el Estado, incluyendo la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas. La fecha fue escogida para conmemorar el asesinato violento de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), que fue llevado a cabo el 25 de noviembre de 1960 por la dictadura de Rafael Trujillo, en República Dominicana.

Patria, Minerva, María Teresa y Dedé Mirabal (conocidas como “las mariposas”) nacieron en Ojo de Agua, cerca a la ciudad de Salcedo, en la región de Cibao, en República Dominicana. Como activistas políticas, eran altamente visibles, cual símbolos de resistencia contra la dictadura de Trujillo. Ellas y sus esposos eran encarceladas reiteradamente por sus actividades revolucionarias en pro de la democracia y la justicia. El 25 de noviembre de 1960, Minerva, Patria y María Teresa, juntas con Rufino de la Cruz, el chofer del carro en que estaban viajando, fueron asesinadas a manos de la policía secreta del dictador Trujillo. Rufino las estaba llevando a la ciudad de Puerto Plata para visitar a sus esposos encarcelados. Sus cadáveres destrozados y estrangulados aparecieron en el fondo de un precipicio. La noticia de los asesinatos brutales fue causa de un escándalo nacional, ayudando a impulsar al movimiento en contra la dictadura. En 1999, la ONU reconoció el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de Violencia contra la Mujer.

Procedencia de la información:
Semlac. Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe
Guatemala: Tribunales especializados para mujeres víctimas de la violencia

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org