Frases para ser recitadas interiormente o en voz alta y convencernos que cuando cambiamos por dentro, también cambiamos por fuera. No es más querida la persona con un gran físico. El atractivo está en nuestro interior. Irradiamos lo que somos.

El beso del Hôtel de Ville - París. Foto: Robert Doisneau.

El beso del Hôtel de Ville - París. Foto: Robert Doisneau.

Lo que creemos sobre nosotras mismas es como nos ven los demás.

Aprendo a perdonar. Cuando perdono, me siento bien conmigo misma y dejo de sufrir.

Tengo derecho a recibir expresiones de amor.

Para recibir amor, antes tengo que amarme como soy, potenciando las cosas positivas que hay en mí.

Si no me quiero a mi misma, si me encuentro desagradable, poco hábil, poco agraciada, el amor va a huir de mí.

Si no me valoro, si no tengo confianza en mi, atraeré a personas que me traten mal.

Si deseo tener una pareja o un amor en mi vida, es posible que lo encuentre. Quizá esa persona no se amolde al mundo ideal que había creado en mi imaginación, pero, si deseo conservarla, tendré que aprender a quererla de otro modo. El amor tiene múltiples formas de expresarse.

Me gusta mi cuerpo, lo amo en su conjunto y cada una de sus partes. Cuando estoy bien conmigo misma me siento más bonita. Y si sonrío y expreso alegría, aún me veo mejor.

Tengo fe en mí y soy capaz de progresar. Voy a esforzarme para alcanzar las metas que me propongo.

Si sólo hablo de dinero, no disfruto del que tengo, sino que lo estoy sufriendo.

Soy una persona creativa y esa facultad da sentido a mi vida. La creatividad es muy rica y lo abarca todo. La persona creativa no se aburre nunca.

Aquello que me molesta de los demás, sus defectos, son precisamente mis propios defectos.
[La primera vez que lees esa afirmación sientes una ira tremenda. ¡No es posible que yo me parezca a tal o cual persona, que detesto y a quién critico tan a menudo!
Pregúntate: ¿Por qué me irrita tal comportamiento?
Si eres orgullosa, ¿no es cierto que te molestan los que hablan como si te perdonaran la vida?
Si deseas ser la primera en todo, ¿no es cierto que te molestan los que se adelantan y te relegan (según tu percepción) a un lugar ridículo?]

Si aprendo a conocerme será el momento de comenzar a superar mis inseguridades, mis carencias.

Mis padres me criaron y educaron como mejor supieron, según las circunstancias y los valores de su época. Yo educaré a mis hijos bajo otro punto de vista: “eso que mis padres hicieron conmigo, no lo voy a repetir”. [Sin embargo, tus hijos probablemente crean que no has sido perfecta.] Debo aprender a valorar lo positivo de mis progenitores y perdonar sus desaciertos.

Las madres solteras somos igual de dignas que cualquier madre. Digan lo que digan. En eso no hay discusión. Por suerte los tiempos están cambiando a nuestro favor.

Amaré a mi hijo o hijos con todas mis fuerzas. Les querré siempre, porque los parí, les di la vida, los defendí y les guié para que encontraran su camino

La maternidad es una forma de amar, de crear, de reír, de llorar, de abrazar, de besar, de alimentar, de intercambiar amor y emociones, de imprimir seguridad, de dialogar,  de estudiar, de correr, y jugar, y subir y bajar escaleras, y desayunar, y poner el termómetro, y tocar la frente con los labios, y dibujar, y dar papillas, y confiar, y mecer, y cantar, y dejar los cristales hechos un asco, y limpiar cacas líquidas y bolitas, y estornudar, y leer, y escribir, y… ¡Que viva!