“El ser fichera y el ser sexoservidora no es un delito, no hay ninguna ley que lo prohiba”, dijo la representante de MADAC, Norma Nolasco, fundadora del Grupo Unido de Madres Solteras.

Transcripción de la noticia publicada por el digital El Universal con fecha 17 de julio de 2010.

Ficheras guanajuatenses exigen respeto

Xóchitl Álvarez, corresponsal

GUANAJUATO. Alrededor de 100 mujeres entre sexoservidoras, ficheras, meseras y bailarinas exóticas integraron el movimiento social Mujeres con Actividades Diferentes Asociación Civil (MADAC), con el fin de combatir la discriminación, exigir un trato digno, seguridad laboral y seguridad social, prestaciones médicas, programas de vivienda y educación en el Bajío del país.

El Bajío, Región geográfica de Guanajuato.

El Bajío, región geográfica de Guanajuato.

En su primera actividad pública pidieron a las autoridades respeto a los derechos humanos, que no las traten como delincuentes y que se eliminen los reglamentos municipales en donde les están prohibiendo fichar.

“El ser fichera y el ser sexoservidora no es un delito, no hay ninguna ley que lo prohiba”, dijo la representante de MADAC, Norma Nolasco, fundadora del Grupo Unido de Madres Solteras.

Explicó que el movimiento se formó para que su voz sea escuchada en instancias públicas y privadas, haciendo valer sus derechos humanos, civiles y laborales que están siendo violentados.

“Existen mujeres con oficios que no son reconocidos, no gozan de la seguridad social que debe garantizar el estado”, aseveró en un foro público.

Explicó que hace 10 días iniciaron la credencialización de la MADAC y 115 mujeres con actividades diferentes se han inscrito para gozar de una protección, así como de asesoría, atención sicológica y ayuda médica.

Norma Nolasco destacó que en esta entidad, con un gobierno conservador y políticas públicas discriminatorias al sexo femenino, “la MADAC causará la protesta de algunos sectores de la población, pero estamos cansadas de la discriminación”, sentenció.

La asociación civil tiene como meta contar con un albergue para mujeres vulnerables, pues en la actualidad sólo existen dos; uno en Ciudad Juárez y otro en el DF, es necesario uno en Celaya.

Nolasco consideró complicado conocer la cantidad de mujeres que se dedican al sexocomercio o trabajando como meseras o ficheras en bares o cantinas, pero se hace una investigación de campo para contar con estadísticas.

Se proyecta que la MADAC se extienda a San Luis Potosí, Querétaro, Aguascalientes y Zacatecas, con el apoyo de la Federación de Bares y Cantinas.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org