El 14 de mayo de 2009 el Consejo de Ministros ha aprobado el Anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo. El Ejecutivo remitirá el texto a la Fiscalía General del Estado y al Consejo General del Poder Judicial para que emitan el informe preceptivo. Después deberá seguir el trámite del Congreso de los Diputados y el Senado. Esta norma sustituirá la actual legislación, vigente desde 1985. Se prevé que sea aprobada a finales de 2009 o principios de 2010.

Decidir.

Decidir.

La ley del aborto es un asunto de sumo interés para las mujeres y en especial para las madres solteras. Muchas de ellas no pueden abortar porque en su país constituye un delito, la ley lo contempla de modo muy restrictivo, el coste económico es demasiado alto, o el centro sanitario queda muy lejos.

Ninguna mujer irá a la cárcel

La Ministra de Igualdad ha manifestado que con la nueva ley que aprobará el Congreso de los Diputados “ninguna mujer irá a la cárcel”. Esto no significa que las prácticas ilegales queden impunes. La ley ofrecerá “más garantías jurídicas para las mujeres, más seguridad para los profesionales sanitarios y medidas para prevenir embarazos no deseados”.

Aborto libre hasta las 14 semanas

El aborto será libre hasta las 14 semanas de gestación. La mujer no tendrá que alegar ningún porqué.  Los tres días anteriores a la interrupción voluntaria del embarazo serán de reflexión para la gestante. Desde la primera consulta ante un facultativo, deberán transcurrir necesariamente 72 horas hasta que se lleve a cabo la intervención. En esta primera visita recibirá información sobre los pros y los contras del aborto, centros donde puede llevarlo a cabo, e información sanitaria y social sobre sus derechos y sobre si decide continuar el embarazo.

Entre la semana 14 y la 22 el aborto sólo será legal si hay malformación fetal o riesgo para la salud física y psíquica de la madre. Más allá de la semana 22 se permitirá la interrupción cuando las lesiones del feto sean “incompatibles con la vida”.

Esta ley de plazos se aplica de forma similar en otros países de Europa: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Italia, Suecia y Portugal (entre 10 y 16 semanas), y Holanda (24 semanas).

Mujeres de 16 y 17 años

Las jóvenes de 16 y 17 años no necesitarán de la aprobación paterna o materna para interrumpir el embarazo. Es uno de los puntos más controvertidos de la polémica legislación. El argumento del legislador va a ser que la Ley de Autonomía del Paciente establece que la mayoría de edad para decidir se sitúa en dieciséis años.

Desde el punto de vista médico, el embarazo de una joven de 16 años es un embarazo de riesgo. La interrupción voluntaria del embarazo, cuando se hace con garantías sanitarias, es  una intervención menor.

Muchos embarazos de menores se deben a abusos sexuales, de los cuales un tanto por ciento significativo se da en el seno familiar.

En 2007 en España hubo 112.000 abortos. En menores de 18 años se produjeron 10.600 embarazos y 6.273 interrupciones del embarazo. En 10 años la tasa de embarazos en adolescentes entre 10 y 17 años se ha duplicado. La primera relación sexual suele tener lugar a los 16 años.

Aborto gratuito

El aborto será una prestación pública y gratuita. Se trata de “evitar intervenciones clandestinas”, afirmó la Ministra.

La nueva regulación del aborto pondrá en práctica la mejora en la prestación de servicios respecto de la salud sexual y reproductiva, así como el acceso universal a la planificación reproductiva y a los métodos anticonceptivos.

Oposición a la nueva ley

Algunos políticos y asociaciones han criticado la nueva ley, los unos porque defienden que no haya límite de tiempo para la interrupción del embarazo, o cuando menos sea libre hasta las 24 semanas. Otros, porque lo consideran un atentado a la vida. La Iglesia católica se opone oficialmente al aborto y a cualquier método que ponga barreras al embarazo (píldora del día después, condón, píldora anticonceptiva, etc.).