Tengo miedo de que si le digo a un hombre que tengo hijos, saldrá huyendo.”

Rachel Morris, psicoterapeuta familiar, responde a esta y otras cuestiones en su libro La guía para la familia monoparental:

Una cita real indica una intención romántica.

Una cita real indica una intención romántica.

“Es posible. Debemos reconocerlo, no para todo el mundo la idea de la cita perfecta es alguien que tiene que estar de vuelta a medianoche porque se va la canguro, pero recuerda, estás chateando y hay muchas más cosas que contar que el hecho de que seas madre.

Intenta no mencionarlo al principio, lo que te hará hablar de otros aspectos de tu vida, y si él sigue interesado, díselo entonces. Si pone alguna excusa y se va, déjalo ir de buena gana. La gente tiene el perfecto derecho de no querer relaciones con madres o padres solteros. No se trata de un asunto personal, y cuanto antes te des cuenta de eso, mejor.

Siéntete orgullosa. La gente supone cómo te debes sentir por eso de tener hijos. Si lo dices como si esperases ser rechazada por ello, lo más probable es que resulte como si estuvieras pidiendo perdón o a la defensiva, ninguna de las cuales es una característica particularmente atractiva, y las dos dan la idea de que tienes algún problema.

Tener un sentimiento positivo con respecto a tus hijos hará sentirse a las otras personas más cómodas con la idea que tienen de ellos. Lleva contigo una foto y enséñala con orgullo. Muéstrate contenta de lo bien que lo estás haciendo con ellos. Si lo de ser madre o padre soltero no te molesta a ti, no hay razón para que le moleste a nadie más.

Lo que hay y lo que no hay que hacer en las citas

  • No te disculpes por ser madre o padre soltero. Todo el mundo está de acuerdo en que la paternidad es el trabajo más duro del mundo, y encima tú lo estás haciendo solo. Mantén la cabeza alta. Tus hijos son un valor, no una carga.
  • Deja a los niños en casa. Aprovecha tu tiempo para volver a descubrir cómo eres cuando no vas de papá o de mamá.
  • No te preocupes si no tienes nada que decir. Empieza por escuchar. No hay nada que la gente encuentre más halagador que alguien que parece interesado en uno. Busca puntos en común y similitudes. De pronto, ¡estaréis hablando!
  • Evita interrogar a la persona con la que te cites sobre las cosas de tus hijos. No es imprescindible preguntar a la otra persona su opinión sobre los Teletubbies o el último juego de la ‘Play’.
  • Mantén firmes tus límites desde el principio para que tu cita entienda que tus hijos son lo primero. Si tienes que estar en casa a las 11, no inventes excusas para esconder la realidad de que eres una madre o padre “soltero”. Si las cosas van a seguir su curso, necesitarás la ayuda de esa persona.
  • No lleves a tus citas a casa para que conozcan a tus hijos o para que pasen la noche, hasta que estés seguro de que la relación va en serio. Soy consciente de que esto complica un poco el comienzo de la relación, pero es mejor que hacer pasar un desfile de’“titos’ o ‘titas’ por el hogar de tus hijos.
  • Quítate la presión de encima. Una primera cita no es una cita en absoluto. Es un encuentro en que dos personas ven si se gustan o no lo suficiente para concertar una cita ‘en serio’. Una cita real indica una intención romántica, lo que se añade a la presión. Además, por más desesperación que tengas por un poco de amor, eso no va a estar en el menú del primer encuentro, por lo que relájate y disfruta.”

Fuente de información:
Rachel Morris
La guía para la familia monoparental
Edita: Pearson Educación, 2008

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org