Entrevista con Irma Soriano: Comparte la felicidad de una mamá
Publicado en Revista Concibe
Mayo 2010

Entrevista con Irma Soriano: Comparte la felicidad de una mamá

La presentadora de TV, Irma Soriano, vive a sus 45 años una época plena y feliz gracias a la llegada de su tercera hija.

Irma Soriano, estrella de la televisión en los últimos años y periodista que creció al lado de Jesús Hermida, hoy es una madre feliz de tres niños. Se encuentra como nunca, emocionada y disfrutando muchísimo de todo, de su vida. Se siente más plena que nunca y eso lo transmite con sus gestos, su mirada y la alegría que emana en cada cosa que nos comenta.

"Creo que he nacido para ser madre".

"Creo que he nacido para ser madre".

¿Cómo estás viviendo esta nueva época de tu vida?
Estoy viviendo esta última maternidad de una manera muy intensa. He nacido para ser madre y siempre he ido buscando el momento de encontrarme con mis hijos. Me siento realizada como madre y, como he tenido tres hijos con tantos años de diferencia, ha sido como tener tres primeros hijos, lo que se disfruta muchísimo. Es cierto que, con mi última hija, me he dado cuenta de la importancia de la maternidad, de la lucha por parte de una madre por proteger a ese embrión, a ese feto, al propio bebé para que nazca. Estoy disfrutando muchísimo de todo. Con mi hija Carmen, estoy viendo cómo crece cada día, soy la portavoz de sus primeros dientes, sus primeros pasos (…) y eso es muy gratificante.

¿Cómo se vive una tercera maternidad en esta etapa de tu vida?
Lo he vivido muy intensamente, (…) es que no sé vivir la maternidad de otra manera. Desde el principio, en mi último embarazo, tuvimos que plantearnos realizar un tratamiento. Yo ya había tenido dos hijos de forma natural y muy deseados; pero con el tercero, además de buscado, ha sido mimado cada día que duró el tratamiento. Lo he vivido con una infinita ilusión, a pesar de la incertidumbre. Desde el primer momento en el que me puse en manos de profesionales, sabía que lo iba a conseguir.

¿De qué forma influyeron los consejos y la atención de los profesionales que llevaron tu tratamiento?
Las sugerencias e indicaciones de mi médico me influyeron de forma muy positiva. Lo verdaderamente importante de estos procedimientos es la confianza en los profesionales que te están tratando para quedarte embarazada. Recuerdo ese deseo, esa frustración y ese volver a llenarme otra vez de deseo. Yo me cruzaba con madres en la clínica y quería transmitirles esa seguridad que yo sentía.

"Que se pongan en manos de buenos profesionales".

"Que se pongan en manos de buenos profesionales".

¿Aconsejarías a otras mujeres que se animasen a buscar soluciones cuando, por algún motivo, el embarazo tarda en llegar?
Por supuesto. Si realmente quieren, lo pueden conseguir. Que se pongan en manos de buenos profesionales y se informen por todos los medios. Es muy importante que, una vez que se haya tomado una decisión, confíes plenamente en los profesionales que has escogido, ya que ellos sólo quieren que puedas lograr tu deseo de quedarte embarazada.

Es importante señalar que siempre hay que conservar la ilusión. En este sentido, ¿crees que el estado de ánimo influye durante la época en la que dura el tratamiento? ¿Qué más cosas pueden influir para que una persona pueda ser de nuevo madre?

El positivismo y la confianza son fundamentales para seguir adelante, pero también la figura del padre. Su actitud debe ser de apoyo incondicional a su pareja y poseer la misma ilusión para que todo salga bien. Es una figura muy importante y, aunque no tenga la suerte de vivir la experiencia tan de cerca como la mujer, debe intentar aproximarse lo máximo posible a ese sentimiento. No todo es un camino de rosas. Es la mujer la que se somete a los tratamientos y a una serie de cambios, físicos y psíquicos, pero el padre tiene que estar muy cerca de ese sentimiento.

¿Hasta qué punto fue importante para ti el apoyo de tu entorno cuando decidiste afrontar un tratamiento de fertilidad?
Mi familia quería que estuviera segura de lo que hacía pero, ante todo, querían mi bienestar y mi felicidad, por lo que me apoyaron incondicionalmente en mi decisión. Quedarse embarazada en estos tiempos resulta un poco duro por lo que, ver que tu familia te apoya en todo, facilita mucho las cosas. El apoyo de mi pareja ha sido también esencial. Someterme a un tratamiento de fertilidad en este momento de mi vida suscitaba ciertas preocupaciones, pero él ha estado a mi lado desde el primer momento.

Veo que te has recuperado fantásticamente después del parto.
En el embarazo engordé lo justo porque intenté comer correctamente y salí del hospital estupenda. Pero, el tiempo de crianza es el más feliz de mi vida. Me siento en mi casa, decido amamantar a mi hijo… a pesar del mundo. Podría hacer un máster con todo lo que favorece al niño y a la producción de leche (…) ¡me lo sé todo! Y, además, he de decirte que la felicidad engorda.

Creo que al principio tienes miedo, inseguridad, preocupación, desasosiego a lo que no conoces. No hay que tener miedo, te recuperas perfectamente. Yo, después del parto, salí del hospital como si nada, que me tenían que recordar hasta mis médicos: “¡oye, que has parido tú!”. Pero, volvemos a lo de siempre: buen ginecólogo, buena clínica, buenos profesionales (…) Confías en ellos, haces lo que te indican, te dejas llevar, y una se recupera. Lo normal es que en dos días estás nueva y disfrutando del tiempo de crianza. Poco a poco comienzas a incorporarte de nuevo a la sociedad pensando que eres una mujer fabulosa porque eres madre.

Sugerencias para las personas que quieran tener un bebé.
Lo primero, que no se obsesionen. Si lo han decidido y ambos tienen la misma ilusión, que se tranquilicen. Yo creo que el estar tranquilos y, sobre todo, cuando la decisión ha sido común y con la misma ilusión por ambas partes, es fundamental.

Debes confiar en los profesionales: que te den buena información y ponerte en sus manos.

La gente que se somete a tratamientos suele tener miedos y dudas a que las cosas no vayan a salir bien, a no quedarse embarazada a pesar de haber iniciado un tratamiento.

Como vivo todo con muchísima pasión, vi que me había puesto en manos del mejor equipo y me entregué. Ante todo, tienes que admirar y creer en esas personas que van a hacer que te quedes embarazada. Yo les animo desde aquí porque hay que ponerle mucha ilusión. Enseguida vas a ser la misma, pero con tu hijo. La lucha merece la pena y se puede conseguir. Pero, es muy importante que se pongan en manos de grandes profesionales y en nuestro país tenemos clínicas y profesionales muy buenos.