Una experta en psicología del desarrollo de la Universidad Autónoma de Madrid ha declarado que en España el mayor porcentaje de bullying (llamado también acoso escolar, matonaje escolar y hostigamiento escolar) se da en las escuelas privadas.

Los padres tienen que recuperar su figura de padres.

Los padres tienen que recuperar su figura de padres.

El bullying (forma inglesa) es cualquier tipo de maltrato psicológico, verbal y físico producido entre escolares de manera reiterada durante un periodo de tiempo.

Estas declaraciones se han hecho en el marco de un seminario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander, que trata de la delincuencia juvenil en los ámbitos familiar y escolar.

En el colegio

Los centros privados ejercen una mayor selectividad sobre el tipo de individuo que ocupará sus aulas, lo cual genera más competitividad entre alumnos. Eso explicaría el aumento de las acciones de acoso escolar.

En países con mayor rendimiento académico y salidas profesionales, como Holanda y Finlandia, se ha comprobado que el comportamiento social y las relaciones de convivencia tienen que desarrollarse en paralelo a la adquisición de conocimientos. Es una forma de entender que el poder que los estudiantes puedan alcanzar en el futuro tiene que ser legítimo y en base a unas normas éticas.

Indicadores de violencia temprana

El bullying y la violencia de los adolescentes contra los padres, según un psicólogo criminalista de la Universidad de Valencia, son problemas que se van extendiendo.

El verdadero problema se da cuando la intimidación no se produce de manera circunstancial o aislada, sino que ya hay un patrón de acoso, violencia y comportamiento (se está cronificando).

Estas conductas violentas pueden comenzar a los 12 ó 13 años, pero puede haber indicadores en edades más tempranas, como una falta de implicación afectiva o un comportamiento cruel.

La familia no es una democracia

“Sobre las medidas que deben tomarse en estos casos, Garrido ha insistido en la importancia de que los padres ‘recuperen su figura de padres’, ya que muchas veces el comportamiento de los hijos conduce a los padres a ‘una situación psicológica de bloqueo’, que ha comparado con la situación de las mujeres maltratadas, ‘que no son conscientes hasta qué punto está siendo anormal su comportamiento’. Porque ‘la familia no es una democracia’, ha afirmado Garrido, que se encuentra envuelto en un programa pionero del Gobierno cántabro para trabajar con este tipo de jóvenes.”

Madres solteras

Los expertos han tratado el asunto de la violencia escolar y adolescente a nivel general. Es un asunto en el cual todos los padres tienen que tomar una actitud decidida. Ahora bien, la mayor debilidad que puede presentar una mujer sola hay que corregirla con una mayor decisión e implicación en la educación de los hijos. Educarles en el respeto a sí mismos y a los demás, para que no existan víctimas ni verdugos. Que la propia madre enseñe a los hijos que las relaciones interpersonales no pueden basarse en insultos, comentarios agresivos ni maneras violentas.

Las actitudes vengativas, prepotentes y despectivas que expresen el padre y la madre las van a copiar los hijos. No hay que predicar sólo con palabras, sino con los hechos y el pensamiento.