Para muchos adolescentes el acto de quitarse la vida tiene como finalidad llamar la atención, acabar con el sufrimiento o vengarse de alguna figura de autoridad. En fin, que ante una situación que no tiene apariencias de solucionarse (la desesperanza se ceba en ellos), el deseo de desaparecer es superior al deseo de vivir. El sufrimiento insoportable está en la base del acto de quitarse la vida. Las depresiones, la violencia y el consumo de drogas y alcohol forman parte de este paquete de desesperaciones que pueden llevar a nuestros hijos a suicidarse. Los intentos de suicidio son más numerosos entre las chicas que entre los chicos.

Las madres solteras adolescentes pueden ser víctimas del suicidio, al igual que sus hijos y que las adolescentes que tienen un embarazo imprevisto. Hay que tomar conciencia.

El suicidio predomina en el sexo femenino.

El suicidio predomina en el sexo femenino.

Según el estudio Diagnóstico de los Derechos de Niñas y Niños 2000-2005, elaborado entre otros por la Red por los derechos de la infancia, en México DF las niñas son más propensas a la pobreza, el suicidio y la violencia. Las niñas viven en hogares con menores recursos que los niños. De igual forma, “las niñas y las adolescentes reciben violencia física y sicológica desde la primera edad por parte de sus progenitores y en el noviazgo, lo que permite dar cuenta que a partir de esta edad se dan los primeros estereotipos de violencia contra las mujeres.”

La violencia intrafamiliar, causa de depresión.

La violencia intrafamiliar, causa de depresión.

En el periodo 2002-2004 el Hospital Regional de Rancagua (Chile) observó que el 88% de los ingresos hospitalarios por intento de suicidio fueron mujeres, con una media de edad de 13,1 años. En el 52% de los casos usaron una combinación de fármacos. Un 49% de las adolescentes manifestó el deseo de morir. “La violencia intrafamiliar y la presencia de rasgos depresivos son los factores que agregan riesgo significativo de suicidio. Conclusiones: Existe un predominio del sexo femenino y se aprecia que los adolescentes tienen acceso fácil a una gran variedad de medicamentos. Destaca la intención de morir y la necesidad de llamar la atención para cambiar una situación no deseable para el adolescente, como la motivación del acto suicida.”

En España las tentativas suicidas las realizan fundamentalmente chicas de 14 y 15 años mediante la autointoxicación con medicamentos. Por otra parte, en un estudio efectuado a 400 universitarios de 18 a 26 años, de clase alta y media alta, sobre el consumo de drogas lícitas (tabaco y alcohol), drogas ilícitas (marihuana, cocaína y éxtasis) e intentos de suicidio, se llegó al siguiente resultado: “Se encontró que el 21% había participado en riñas o peleas callejeras en el año y un 11,3% en el último mes. Las peleas en el último año se asociaron al consumo de marihuana, cocaína, éxtasis e intentos de suicidio. La participación de mujeres en peleas callejeras se asocia a intentos de suicidio, en cambio en el grupo de hombres, esta variable se asocia al consumo de drogas duras.”

El intento de suicidio en El Salvador es uno de los mayores peligros de la juventud. Según una psicóloga del Centro de Atención Integral en Salud de Adolescentes, “la mayor causa que los lleva a tomar esta conducta son las rupturas afectivas, acoso, abuso, violaciones, separación, la crisis de identidad sexual y por último los sentimiento de rechazo de grupos. Además, pérdida de seres queridos, embarazos precoces, depresión, pesimismo y baja autoestima.”

¿Qué soluciones propone la terapeuta?: “Muchas veces los adolescentes se encierran, no ven otra salida y ven en el suicidio como la única solución que hay. Lo que se tiene que hacer es hablar más del tema, concienciar a los padres y a las madres, docentes y a todos los que compete abordar este tema”. Y agrega: “Muchas veces el problema lo desencadena la falta de atención tanto de los padres, como de madres o el cuidador que los lleva a una depresión total. Además, los está llevando a esta crisis, ese medio tan violento que están viviendo, no sólo dentro de sus casas, con la violencia intrafamiliar, sino también la violencia social.”

Señales de alerta ante ideas suicidas

  • Lanzar comentarios o indirectas sobre “quererse matar”.
  • Amenaza o hablar sobre hacerse daño.
  • Sentir furia, tener ira sin control.
  • Actuar impulsivamente o involucrarse en actividades de riesgo.
  • Aumentar el uso de alcohol.
  • Aislarse.
  • Pérdida de sueño.
  • Cambios drásticos de conducta.