Cierto número de mujeres deciden tener a su hijo en casa, en la cama, rodeadas de su familia y de los objetos y fragancias propios de su hogar, asistidas por una comadrona. Como antaño. Ahora bien, la mayoría prefiere parir en el hospital. Con o sin anestesia.

Parto dentro del agua. Sin anestesia epidural y sin calmantes.

Parto dentro del agua. Sin anestesia epidural y sin calmantes.

Asociaciones de mujeres se han manifestado reiteradamente favorables al parto natural en un ambiente relajado y acogedor. Finalmente, la clase médica y la Administración han terminado haciéndoles caso. En esta decisión también ha intervenido el factor coste de los partos quirúrgicos (cesáreas).

En España, en 2009, el Ministerio de Sanidad ha editado un documento destinado a las maternidades de los centros hospitalarios, que se aplicará paulatinamente. Este documento se enmarca en la Estrategia de Atención al Parto Normal y da recomendaciones a los profesionales de la medicina y a las mujeres embarazadas para que éstas puedan sentirse más cómodas durante el parto. En definitiva, humanizar la maternidad. Que las madres puedan decidir la posición que van a adoptar durante la dilatación y la expulsión, si quieren comer o beber, o qué elementos les serán más favorables.

En unos pocos centros hospitalarios ya habían hecho innovaciones en este sentido:

  • La sala de dilatación y la de partos están juntas y la decoración es menos hospitalaria.
  • Se permite a la mujer poner música, comer…
  • En la sala de un hospital hay una cama de madera y una mecedora.

Algunos centros incorporan una bañera, para que el proceso de dilatación sea menos doloroso dentro del agua. También se ayudan con pelotas de plástico y una especie de columpios para que la posición en vertical facilite la salida del bebé… Todo para que la mujer sienta menos dolor.

“El cómo se quiere dar a luz se suele decidir en las semanas previas, en los cursos de preparación con la comadrona. Se hace el plan de nacimiento con los deseos de la gestante. Su aplicación quedará sujeta a lo que la comadrona y el obstetra observen al controlar su estado y el desarrollo del parto. Si ven que una mujer no aguanta el dolor o cualquier complicación, actuarán como consideren apropiado. La mayoría de partos no tienen complicación y se pueden llevar a cabo sin apenas medicalización. Incluso algunos partos de riesgo (mujeres con diabetes, bebés con retraso de crecimiento uterino) pueden desarrollarse como parto natural si están bien controlados.”

Los hospitales públicos tienen sus propias limitaciones. Para un parto en el agua se precisan dos comadronas. Así pues, si coinciden diversos partos, aunque el hospital tenga bañera, no podrá dar esa asistencia.

Las cesáreas

El porcentaje de cesáreas está disminuyendo, después de unos años en que tuvieron un gran incremento. Durante 2008, en Cataluña el número de cesáreas de los hospitales públicos se situó en el 21%. El promedio entre maternidades públicas y privadas alcanzó el 23%, aunque en algunas aún se superaba el 50%.

En 2007 el ministro de Sanidad manifestó que las cesáreas eran abusivas. España duplicaba la tasa del 10% recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Dentro de los ajustes de la sanidad está el de reducir drásticamente el número de cesáreas. El ministro fue tajante: “‘si hay que instalar bañeras para ayudar a la dilatación, se hará’, añadió. ‘Eso no quiere decir tener el parto en casa’, repitió Soria varias veces, sino poner los medios para que los centros de atención a las embarazadas tengan en cuenta otros aspectos: respeto a la voluntad e intimidad de la mujer y su comodidad.”

Parto en el propio domicilio.

Parto en el propio domicilio.

Estadística sobre cesáreas

El Ministerio de Sanidad facilita los siguientes datos:

1.    El parto es la causa más frecuente de ingreso en los hospitales españoles; los 463.249 partos registrados por la Estadística de Establecimientos Sanitarios con Régimen de Internado en 2005 representan el 9,1% de las altas hospitalarias totales registradas.
2.    El 25,2% de los partos atendidos en 2005 se realizó mediante cesárea, incrementándose en más de 3 puntos porcentuales la tasa de cesáreas registrada en 2001 (22,45%). La continua elevación en las tasas de cesáreas es un motivo de preocupación, ya que se trata de una intervención de cirugía mayor con una morbimortalidad superior que un parto normal para la madre y una mayor morbilidad fetal con necesidad incrementada de asistencia ventilatoria.
3.    La estancia media por parto en los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS) fue, en 2005, de 2,8 días para los partos por vía vaginal y de 5,6 para las cesáreas.

Mi experiencia como madre soltera

Mi hijo nació en un hospital público. El proceso de dilatación duró muchas horas. Me dejaron postrada en una sala, sin que en ningún momento controlaran el estado del feto. Durante aquel tiempo sufrí lo indecible. Me sentí más animal que persona, con perdón para los animales. Cuando finalmente llegué a la sala de partos, me rasuraron por completo, me hicieron un lavado intestinal, me pusieron la anestesia epidural (llegué en un estado lamentable; sin anestesia no creo que hubiera soportado la última fase del parto), me inyectaron la oxitocina, me ataron las piernas a una camilla, rompieron la bolsa amniótica, me hicieron la episiotomía o corte en el perineo y poco después vi nacer a mi niño. Cosieron el corte. A los tres días me llevé al hijo a casa y nunca más he vuelto a poner un pié en este hospital.

No comprendo que se fomente el parto natural, con dolor.

Enlace relacionado en este portal de las madres solteras: Por un parto más humano. Madres solteras embarazadas.