Ángel Olaran, misionero vasco de Nuestra Señora de África (Padres Blancos), se encuentra desde hace 15 años trabajando para los pobres en Etiopía, en la región de Tigray, fronteriza con Eritrea. En concreto en la localidad de Wukro. Antes estuvo 20 años en Tanzania. En Etiopía ha sido bautizado como Abba Melaku, que significa Ángel del Dios.

En Wukro fundó una escuela, St. Mary, que actualmente tiene 350 alumnos y alumnas. La escuela también proporciona formación para acceder a un trabajo: “soldadura, madera, electricidad, agricultura, comercio, bordados, corte y confección, pintura, escultura en barro, trabajo en cuero y reforestación”.

Ángel vive y trabaja en Wukro, en la Misión de Saint Mary.

Ángel vive y trabaja en Wukro, en la Misión de Saint Mary.

St. Mary también sufraga la limpieza del hospital de Wukro y del centro de salud de la misma ciudad. También emplea a tres hombres que recogen las basuras de la ciudad.

Asistencia a los más pobres

En Wukro desarrolla diversas actividades asistenciales, educativas, sanitarias e incluso económicas y medioambientales.

Las ayudas consisten básicamente en alimentos, adquisición de vivienda y medicinas. En el centro de salud se da de comer a unos 5.000 niños y niñas, muchos de ellos con desnutrición. También reciben ayuda la población enferma de VIH-SIDA y tuberculosis, personas ancianas, madres solteras y jóvenes sin trabajo.

Se dan microcréditos para financiar pequeños negocios, al igual que se hace en otras zonas del planeta. El valor es de unos 1000 a 1500 bir por persona (100-150€). Con ellos se compran gallinas, cabras, hortalizas; venta de alfombras, alimentación, leña… Como es común, los microcréditos los reciben, mayoritariamente, las mujeres más pobres: prostitutas, viudas y madres solteras.

Premio internacional

El padre Olaran acaba de recibir en Galicia el Premio Internacional de Acción Social Axuda 09, informa la prensa gallega.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org