Con el título “Divorciada a los doce años”, en agosto de 2008 se publica el testimonio de una niña/adolescente a quien sus padres le imponen el matrimonio. Ella sueña con festejos y regalos. Va vestida de inocencia. Nadie le advierte que puede ser maltratada, violada, separada de sus padres y demás familia, obligada a abandonar el colegio…, como así sucederá. Nadie le ha preparado para esta experiencia. En la república islámica del Yemen ser mujer es una trampa. Durante el proceso de divorcio de la niña, queda claro que todos se amparan en la tradición y el miedo.

Mujer del Yemen con túnica y joyas del país.

Mujer del Yemen con túnica y joyas del país.

En áreas pobres de Yemen, los padres casan a sus hijas muy tempranamente para evitar que una relación sexual o un embarazo manchen el honor de la familia. Este no es el núcleo del problema. Como afirma un diputado yemení, gran número de varones sienten un deseo inusual por las niñas. Y la sociedad en general teme que la mujer se independice del hombre. La mujer autosuficiente no puede ser dominada.

Nejoud al Ahda, la niña que se divorció a los 12 años, está viva para contarlo. Lee su testimonio.