Inmigrantes, personas con discapacidades físicas o psíquicas, madres solteras, parados de larga duración… representantes de todos estos grupos han encontrado un hueco en el mercado laboral gracias a las empresas vascas de inserción laboral cuando la vía ordinaria se ha mostrado insuficiente.

El Atlas Europeo de Buenas Prácticas Financieras reconoce la labor de ocho empresas vizcainas que facilitan el acceso al empleo a personas o colectivos con dificultades o en riesgo de exclusión social

Transcripción del artículo publicado por el digital Deia con fecha 12 de septiembre de 2010.

Pinceladas solidarias en la economía

Asier Diez Mon

Melissa y Yolbet, el pasado viernes en la cocina del New Or Konpon.

Melissa y Yolbet, el pasado viernes en la cocina del New Or Konpon.

BILBAO. La crisis ha ensanchado los oscuros márgenes de la exclusión social y ha acercado a muchos ciudadanos a la zona de riesgo de caer en ella. El lugar es de sobra conocido, pero los que están fuera lo asocian con colectivos problemáticos o conflictivos cuando la realidad es otra. Inmigrantes, personas con discapacidades físicas o psíquicas, madres solteras, parados de larga duración… representantes de todos estos grupos han encontrado un hueco en el mercado laboral gracias a las empresas vascas de inserción laboral cuando la vía ordinaria se ha mostrado insuficiente.

Ocho de ellas han sido incluidas esta semana en el Atlas Europeo de Buenas Prácticas Financieras, que tiene como objetivo reconocer la labor de estas empresas, que siempre cuentan con el respaldo de una entidad bancaria, en este caso Bilbao Bizkaia Kutxa. La compañía es viable gracias a que hay una caja dispuesta a revertir en la sociedad parte de la rentabilidad que logra con su negocio ordinario.

Cristina Larrayoz, directora de la tienda Koopera Merkatua de Rezikleta.

Cristina Larrayoz, directora de la tienda Koopera Merkatua de Rezikleta.

El Atlas reúne a cien empresas, y la presencia de ocho empresas de Euskadi, todas ellas de Bizkaia, supone un todo un hito ya que el porcentaje, 8%, es significativamente más alto que su peso demográfico y económico en el viejo continente. La iniciativa se engloba dentro de Europa Activa, un comité de trabajo de la Federación Europea de Finanzas y Banca Ética (Feaba).

Esta organización se ha reunido esta semana en Bilbao para ultimar el Atlas y una declaración que será presentada el 29 de noviembre en Bruselas ante la Comisión Europea y el Europarlamento en la que exige a la Unión que el diseño de las futuras políticas económicas tenga un perfil social.

A pie de calle, Feaba impulsa numerosas iniciativas para mejorar el bienestar social, con especial acento en la inserción laboral.

En Bizkaia, uno de los principales motores de esas dinámicas es la Obra Social de BBK, que habilita ayudas y financiación para cientos de empresas. Los ocho proyectos reconocidos en el Atlas son un ejemplo: DEIA pone rostro a algunos de los verdaderos protagonistas de las historias que hay detrás de las empresas, sus trabajadores, y explicar sus variadas actividades.


LANTEGI BATUAK

Un gigante de la inclusión social

No necesita presentación, su plantilla supera los dos mil trabajadores, el 70% en el ámbito de la industria. Lantegi Batuak da empleo a personas con todo tipo de discapacidades y también intermedia entre compañías interesadas en seguir sus pasos y los posibles futuros trabajadores. Más de un cuarto de siglo de actividad avala su apuesta por la inserción laboral. Abarca campos tan variados como la calderería, la electrónica, limpieza y servicios complementarios en las líneas de producción -embolsado, etiquetado…-. También tiene una división de marketing directo, Gupost, que realiza desde el diseño hasta impresión de folletos, e incluso telemarketing.

LAVANINDU Y TXUKUNBERRI

Limpieza solidaria

Lavanindu y Txukunberri apuestan por la limpieza desde dos perspectivas diferentes, locales y empresas y ropa. Lavanindu lleva más de quince años dando empleo, la mitad de su plantilla, a cerca de un centenar de enfermos psíquicos. La duranguesa Txukunberri limpia comunidades y naves industriales, pero también presta otro tipo de servicios, como la gestión de negocios hosteleros.

EMAÚS, REZIKLETA Y G. DE RESIDUOS

Reciclando para la sociedad

Emaús Cooperativa, Rezikleta y Gestión de Residuos Sólidos comparten solidaridad en el campo del reciclaje. Dan empleo a personas necesitadas de reinserción social y al mismo tiempo promueven actividades con un neto valor ecológico. Emaús es la más conocida de las dos con cuatro tiendas en la capital vizcaína, muy centrada en la venta de muebles restaurados. También con perfil cooperativo, Rezikleta nació en Bilbao en 1992, y destaca por el reciclaje y puesta a la venta de ropa usada. Emplea a 152 personas de las que el 40% son de inserción social.

OR KONPON Y MEDRANO

Hostelería y mucho más

La consultoría Txindorra promueve junto la Fundación Peñascal en Bilbao el nuevo rumbo del célebre bar Or Konpon -Pozas-, de la mano de Bagabiltza, Medrano Jatetxea en Igorre. A simple vista son dos negocios hosteleros, pero el trasfondo de ambos negocios es la inserción laboral.

En el New Or Konpon trabajan a turnos cuatro camareros y una cocinera, son inmigrantes y han tenido problemas para encontrar trabajo. Txindorra y Peñascal les proporciona formación en hostelería -desde la elaboración de albaranes hasta cómo elaborar un pintxo o servir un vino- y les da trabajo al menos durante tres años para que adquieran experiencia. Cuando consideran que están preparados les ayudan a buscar empleo en otro establecimiento para que su plaza sea ocupada por otra persona en dificultades. La filosofía del Medrano es similar pero la mayoría de sus empleadas son mujeres con cargas familiares y sin ingresos.

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org