Cuando una madre habla con el corazón sobre su niño o niña, no existe mayor ternura.
Si hay un amor desmesurado, éste es el de una madre que camina junto a su hijo, apoyándole, dándole las herramientas necesarias para que salga adelante en la vida.

Leyendo el testimonio de una mamá que tiene un hijo prematuro, por el cual ha luchado tanto, para el cual desea la mayor de las felicidades, al cual ha exigido que sea fuerte y no se rinda ante las adversidades, me tomo el derecho de dar a conocer un párrafo de su relato.

Prepararse para la vida independiente.

Prepararse para la vida independiente.

Esa madre habla de su hijo PREMATURO, que tiene una discapacidad, pero las mismas palabras podrían salir de los labios de una MADRE SOLTERA. A vosotras, mamás solteras que nos escribís pidiendo consejo sobre cómo educar a vuestro hijo, que no tiene padre y vive en un hogar monoparental, donde falta el trabajo o el apoyo familiar, he aquí un ejemplo de claridad mental, de amor y de transformación interior.

“Y tú, ¿cómo debes acompañar a tu hijo en este proceso de maduración?

Tienes que conseguir que sea más fuerte que los demás, que sepa enfrentar los problemas él solo, que sepa buscar soluciones a un problema que le preocupa y, por supuesto, no consentirle… porque la vida no le va a consentir. Así que empieza por no resolverle los problemas cotidianos con sus amigos del cole, no medies con sus hermanos si no le tienen consideración especial, no intervengas si un niño de su clase se mete con él, no respondas por él cuando alguien le pregunta qué le pasa, no pidas para él un trato diferente. Ayúdale y enséñale a buscar formas para que él resuelva esos problemas. Y si siente frustración, estás ahí para entenderle, para escucharle, para apoyarle, pero no para decirle que no pasa nada…”

¡Qué duras palabras, cuando las pronuncia una madre! Pero se pronuncian por amor. Sólo la madre de un hijo discapacitado sabe de qué habla.

Procedencia de la información: Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM).

Calendula
calendula@yosoymadresoltera.org