Si te interesa saber tus derechos como menor de edad, te recomiendo que leas el Principio número 6 de la Declaración de los Derechos del Niño, proclamada por Naciones Unidas:
El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia. Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Esta Declaración es de aplicación tanto a ti, madre-niña embarazada, o madre-niña soltera, como a tu hijo. Ambos sois menores de edad.
Donde esté tu hijo, estarán tus raíces.

Donde esté tu hijo, estarán tus raíces.

No te moleste que te llame niña. Es un periodo de la vida que no conviene acortar. Si vives en un país donde es obligatorio que vayas a la escuela como mínimo hasta los 16 años, estudiarás, escucharás música, saldrás con las amigas, te empezarán a gustar los chicos, pegarás pósters en tu habitación, ayudarás a tus padres en alguna tarea de la casa… En fin, vivirás una adolescencia bastante feliz.

Querida niña-mujer, vamos a analizar paso a paso el Principio número 6. Comienza a leer detenidamente. Seguro que no vas a tener ningún problema de comprensión. Las mujeres somos muy listas.

El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión.

¿Tienes amor y comprensión de tu familia?, ¿de tus profesores?, ¿de tus amigas y amigos? ¿Te sientes sola? ¿Buscas en los chicos el cariño que te falta en casa? ¿No crees es demasiado pronto para empezar a tener relaciones sexuales? ¿Sabes que hay otras formas de querer sin llegar al acto sexual? ¿Sabes que, si tienes relaciones, el hombre debe usar correctamente un condón o preservativo para protegerte de un embarazo o para no contagiarte de una enfermedad de transmisión sexual?

Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre.

Si vas a ser madre o ya ha nacido tu hijo, tienes que vivir con alguien de la familia. Igual que si fueras una chica sin responsabilidades derivadas de la maternidad. Los dos, tú y tu hijito, junto a la familia. No es sólo que te falte dinero. Es que no has crecido mentalmente lo suficiente para soportar la responsabilidad de tener un bebé contigo. Ser madre exige mucha dedicación. Ya entiendes que necesitas ayuda.

Margarita y sus amigas.

Margarita y sus amigas.

También tienes que estudiar. Y salir con las amigas. Procura conservar las amigas. Son un tesoro. La madre soltera, al cabo del tiempo, acostumbra a sentirse muy sola, porque tiene unas responsabilidades distintas a las solteras sin más. Poco a poco, sin querer, os iréis alejando. A esa edad los chicos y las chicas acostumbran a tomar caminos distintos.

La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.

Si no tienes medios para vivir, las autoridades te tendrían que ayudar, pero sepas que no es una cosa muy frecuente. La falta de recursos económicos es el gran problema de muchas madres solteras.

Querida amiga, supongo que te interesa conocer tus derechos más inmediatos. Cada país y cada circunstancia son distintos. Pide ayuda a los servicios sociales, los centros de salud, las asociaciones, donde quiera que te inspiren confianza.

Aunque seas menor de edad, haz caso de lo que te diga tu conciencia. Si te duele abortar, intenta no hacerlo, aunque te lo exijan las personas próximas. En muchos países, hasta los 16 años los padres decidirán por ti, aunque tu opinión podrá ser escuchada. Y si quieres interrumpir el embarazo y tienes a tu disposición hacerlo, intenta que sea con todas la garantías. De lo contrario, podrías perder la vida.

Lamento hablarte como a una mujer, pero tu situación personal lo exige. He conocido a padres que han prohibido abortar a sus hijas, con la promesa de que ellos actuarían de padres y abuelos. Y así ha sido. La madre soltera ha traspasado a otras personas la crianza del hijo. Al cabo de los años ha vuelto de nuevo a casa y ha retomado el papel de madre que había ejercido la abuela. Yo no sabría decirte si eso fue bueno o malo. En cualquier caso, en el corazón del hijo perdura el dolor.

Muchos besos.